x
Biblia Todo Logo

Biblia Online

Anuncios


Hebreos 12:15 - Dios habla hoy

Hebreos 12:15

Procuren que a nadie le falte la gracia de Dios, a fin de que ninguno sea como una planta de raíz amarga que hace daño y envenena a la gente.

Ver Capítulo

Hebreos 12:15 - Reina Valera 1960

Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados;

Ver Capítulo

Hebreos 12:15 - Traducción en Lenguaje Actual

No dejen que nadie se aleje del amor de Dios. Tampoco permitan que nadie cause problemas en el grupo, porque eso les haría daño; ¡sería como una planta amarga, que los envenenaría!

Ver Capítulo

Hebreos 12:15 - Nueva Version Internacional

Asegúrense de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz amarga brote y cause dificultades y corrompa a muchos;

Ver Capítulo

Hebreos 12:15 - Nueva Versión Internacional 1999

Asegúrense de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz amarga brote y cause dificultades y corrompa a muchos;

Ver Capítulo

Hebreos 12:15 - Biblia de las Americas

Mirad bien de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz de amargura, brotando, cause dificultades y por ella muchos sean contaminados;

Ver Capítulo

Hebreos 12:15 - Kadosh Israelita Mesiánica

Miren que nadie pierda la misericordia de YAHWEH; que ninguna raíz de amargura ° brote causando problemas, y por ella muchos sean contaminados,

Ver Capítulo

Hebreos 12:15 - Nueva Traducción Viviente

Cuídense unos a otros, para que ninguno de ustedes deje de recibir la gracia de Dios. Tengan cuidado de que no brote ninguna raíz venenosa de amargura, la cual los trastorne a ustedes y envenene a muchos.

Ver Capítulo

Hebreos 12:15 - La Biblia del Oso  RV1569

Mirando bien que ninguno ſe aparte de la gracia de Dios: q̃ ninguna rayz de amargura brotando hos impida, y por ella muchos ſean contaminados.

Ver Capítulo

Hebreos 12:15 - Reina Valera Antigua 1602

Mirando bien que ninguno se aparte de la gracia de Dios, que ninguna raíz de amargura brotando os impida, y por ella muchos sean contaminados;

Ver Capítulo