Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Génesis 44:8 - Dios habla hoy

Génesis 44:8

Si regresamos desde Canaán a devolver el dinero que encontramos en la boca de nuestros costales, ¿cómo íbamos a robar plata ni oro de la casa de su amo?

Ver Capítulo

Génesis 44:8 - Reina Valera 1960

He aquí, el dinero que hallamos en la boca de nuestros costales, te lo volvimos a traer desde la tierra de Canaán; ¿cómo, pues, habíamos de hurtar de casa de tu señor plata ni oro?

Ver Capítulo

Génesis 44:8 - Traducción en Lenguaje Actual

A usted le consta que desde nuestra tierra trajimos de vuelta el dinero que encontramos en nuestros sacos. ¿Por qué habríamos de robar el oro y la plata de su señor?

Ver Capítulo

Génesis 44:8 - Nueva Version Internacional

Es más, nosotros le trajimos de vuelta de Canaán el dinero que habíamos pagado, pero que encontramos en nuestras bolsas. ¿Por qué, entonces, habríamos de robar oro o plata de la casa de su señor?

Ver Capítulo

Génesis 44:8 - Biblia de las Americas

He aquí, el dinero que encontramos en la boca de nuestros costales, te lo volvimos a traer de la tierra de Canaán. ¿Cómo, pues, habíamos de robar de la casa de tu señor plata u oro?

Ver Capítulo

Génesis 44:8 - Nueva Traducción Viviente

¿Acaso no devolvimos el dinero que encontramos en nuestros costales? Lo trajimos de vuelta desde la tierra de Canaán. ¿Por qué robaríamos oro o plata de la casa de su amo?

Ver Capítulo

Génesis 44:8 - Palabra de Dios para Todos

Mire, les devolvimos el dinero que habíamos traído de la tierra de Canaán y que encontramos en el tope de nuestras costales. ¿Entonces, por qué habríamos de robarnos oro o plata de la casa de su amo?

Ver Capítulo

Génesis 44:8 - Biblia de Jerusalén 1998

De modo que te hemos devuelto desde Canaán el dinero que encontramos en la boca de nuestras talegas, ¿e íbamos a robar ahora de casa de nuestro señor plata u oro?

Ver Capítulo

Génesis 44:8 - Kadosh Israelita Mesiánica

¡Mira, el dinero que encontramos dentro de nuestros sacos lo trajimos de vuelta a ti desde la tierra de Kenaan! Así que ¿cómo habríamos de robar plata u oro de la casa de nuestro señor?

Ver Capítulo