x

Biblia Online

Anuncios


Génesis 37:27 - Dios habla hoy

Génesis 37:27

Es mejor que lo vendamos a los ismaelitas y no que lo matemos, porque después de todo es nuestro hermano. Sus hermanos estuvieron de acuerdo con él,

Ver Capítulo

Génesis 37:27 - Reina Valera 1960

Venid, y vendámosle a los ismaelitas, y no sea nuestra mano sobre él; porque él es nuestro hermano, nuestra propia carne. Y sus hermanos convinieron con él.

Ver Capítulo

Génesis 37:27 - Traducción en Lenguaje Actual

Nos conviene más vendérselo a estos ismaelitas. Después de todo, José es nuestro hermano; ¡es de nuestra propia familia!» Esta idea les pareció bien,

Ver Capítulo

Génesis 37:27 - Nueva Version Internacional

En vez de eliminarlo, vendámoslo a los ismaelitas; al fin de cuentas, es nuestro propio hermano. Sus hermanos estuvieron de acuerdo con él,

Ver Capítulo

Génesis 37:27 - Nueva Versión Internacional 1999

En vez de eliminarlo, vendámoslo a los ismaelitas; al fin de cuentas, es nuestro propio hermano. Sus hermanos estuvieron de acuerdo con él,

Ver Capítulo

Génesis 37:27 - Biblia de las Americas

Venid, vendámoslo a los ismaelitas y no pongamos las manos sobre él, pues es nuestro hermano, carne nuestra. Y sus hermanos le hicieron caso.

Ver Capítulo

Génesis 37:27 - Kadosh Israelita Mesiánica

Vengan, vendámosle a los Yishmaelim,[109] en vez de matarlo con nuestras propias manos. Después de todo, él es nuestro hermano, nuestra propia carne." Sus hermanos prestaron atención a él.

Ver Capítulo

Génesis 37:27 - Nueva Traducción Viviente

En lugar de hacerle daño, vendámoslo a esos mercaderes ismaelitas. Después de todo, es nuestro hermano, ¡de nuestra misma sangre!». Así que sus hermanos estuvieron de acuerdo.

Ver Capítulo

Génesis 37:27 - La Biblia del Oso  RV1569

Andad, y vẽdamoſlo à los Iſmaelitas, y no ſea nueſtra mano ſobre el, que nueſtro hermano, nueſtra carne es. Y ſus hermanos acordaron conel.

Ver Capítulo

Génesis 37:27 - Reina Valera Antigua 1602

Venid, y vendámosle á los Ismaelitas, y no sea nuestra mano sobre él; que nuestro hermano es nuestra carne. Y sus hermanos acordaron con él.

Ver Capítulo