Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Ezequiel 41:11 - Dios habla hoy

Ezequiel 41:11

Las celdas se comunicaban con el espacio libre por medio de una puerta hacia el norte y otra hacia el sur. El espacio libre tenía a todo lo largo un muro de dos metros y medio de grueso.

Ver Capítulo

Ezequiel 41:11 - Reina Valera 1960

La puerta de cada cámara salía al espacio que quedaba, una puerta hacia el norte, y otra puerta hacia el sur; y el ancho del espacio que quedaba era de cinco codos por todo alrededor.

Ver Capítulo

Ezequiel 41:11 - Traducción en Lenguaje Actual

Dos puertas daban salida a ese espacio, una hacia el norte, y otra hacia el sur. El espacio libre alrededor de los cuartos tenía un ancho de dos metros y medio.

Ver Capítulo

Ezequiel 41:11 - Nueva Version Internacional

Las salas laterales se comunicaban con el espacio libre por medio de dos entradas, una al norte y otra al sur. El ancho del espacio libre alrededor de las salas laterales era de dos metros y medio.

Ver Capítulo

Ezequiel 41:11 - Biblia de las Americas

Y las entradas de las cámaras laterales que daban hacia el espacio libre consistían en una entrada hacia el norte y otra entrada hacia el sur; y la anchura del espacio libre era de cinco codos, todo alrededor.

Ver Capítulo

Ezequiel 41:11 - Nueva Traducción Viviente

De las habitaciones laterales salían dos puertas al atrio del terraplén, que tenía dos metros con setenta centímetros de ancho. Una puerta daba al norte y la otra daba al sur.

Ver Capítulo

Ezequiel 41:11 - Palabra de Dios para Todos

La puerta de las salas laterales conducía a un espacio libre. Había una entrada al norte y una al sur. El espacio libre que rodeaba al templo medía dos metros y medio de ancho.

Ver Capítulo

Ezequiel 41:11 - Biblia de Jerusalén 1998

Y las celdas laterales tenían dos entradas sobre el pasadizo, una hacia el norte y otra hacia el mediodía. La anchura del pasadizo era de cinco codos todo alrededor.

Ver Capítulo

Ezequiel 41:11 - Kadosh Israelita Mesiánica

Las puertas de los aposentos laterales abrían hacia un espacio vacío, la puerta mirando al norte y la otra mirando al sur; el espacio vacío era de ocho y tres cuartos pies en todo derredor.

Ver Capítulo