x

Biblia Online

Anuncios


Ezequiel 39:28 - Dios habla hoy

Ezequiel 39:28

yo los envié al destierro entre naciones extranjeras, y o los reuniré de nuevo en su tierra. No dejaré desterrado a ninguno. Entonces reconocerán que yo soy el Señor su Dios.

Ver Capítulo

Ezequiel 39:28 - Reina Valera 1960

Y sabrán que yo soy Jehová su Dios, cuando después de haberlos llevado al cautiverio entre las naciones, los reúna sobre su tierra, sin dejar allí a ninguno de ellos.

Ver Capítulo

Ezequiel 39:28 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Ezequiel 39:28 - Nueva Version Internacional

Entonces sabrán que yo soy el Señor su Dios, quien los envió al exilio entre las naciones, pero que después volví a reunirlos en su propia tierra, sin dejar a nadie atrás.

Ver Capítulo

Ezequiel 39:28 - Nueva Versión Internacional 1999

Entonces sabrán que yo soy el Señor su Dios, quien los envió al exilio entre las naciones, pero que después volví a reunirlos en su propia tierra, sin dejar a nadie atrás.

Ver Capítulo

Ezequiel 39:28 - Biblia de las Americas

Entonces sabrán que yo soy el SEÑOR su Dios, porque los hice ir al cautiverio entre las naciones, y después los reuní de nuevo en su propia tierra, sin dejar allí a ninguno de ellos.

Ver Capítulo

Ezequiel 39:28 - Kadosh Israelita Mesiánica

Entonces ellos sabrán que Yo soy YAHWEH su Elohim, puesto que fui Yo que los causé ir al destierro entre las naciones, y que fui Yo quien los reunió en su propia tierra. No dejaré a ninguno allá nunca más, °

Ver Capítulo

Ezequiel 39:28 - Nueva Traducción Viviente

Entonces mi pueblo sabrá que yo soy el SEÑOR su Dios, porque los envié al destierro y los regresé a su hogar. No abandonaré a ninguno de mi pueblo.

Ver Capítulo

Ezequiel 39:28 - La Biblia del Oso  RV1569

Y ſabrán que yo ſoy Iehoua ſu Dios, quando los ouiere hecho paßar en las Gẽtes, y los juntâre ſobre ſu tierra, ni deellos dexaré mas allà.

Ver Capítulo

Ezequiel 39:28 - Reina Valera Antigua 1602

Y sabrán que yo soy Jehová su Dios, cuando después de haberlos hecho pasar á las gentes, los juntaré sobre su tierra, sin dejar más allá ninguno de ellos.

Ver Capítulo