x

Biblia Online

Anuncios


Ezequiel 24:17 - Dios habla hoy

Ezequiel 24:17

Sufre en silencio y no guardes luto como se hace por los muertos. No andes con la cabeza descubierta ni vayas descalzo; no te cubras la cara en señal de dolor ni comas el pan que se come en tales casos."

Ver Capítulo

Ezequiel 24:17 - Reina Valera 1960

Reprime el suspirar, no hagas luto de mortuorios; ata tu turbante sobre ti, y pon tus zapatos en tus pies, y no te cubras con rebozo, ni comas pan de enlutados.

Ver Capítulo

Ezequiel 24:17 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Ezequiel 24:17 - Nueva Version Internacional

Gime en silencio y no hagas duelo por los muertos. Átate el turbante, cálzate los pies, y no te cubras la barba ni comas el pan de duelo."

Ver Capítulo

Ezequiel 24:17 - Nueva Versión Internacional 1999

Gime en silencio y no hagas duelo por los muertos. Átate el turbante, cálzate los pies, y no te cubras la barba ni comas el pan de duelo.»

Ver Capítulo

Ezequiel 24:17 - Biblia de las Americas

Gime en silencio, no hagas duelo por los muertos; átate el turbante, ponte el calzado en los pies y no te cubras los bigotes ni comas pan de duelo.

Ver Capítulo

Ezequiel 24:17 - Kadosh Israelita Mesiánica

Suspira en silencio, no observes luto por los muertos, ata tu turbante a tu cabeza, pon tus sandalias en tus pies, no cubras tu labio superior, ni comas pan que el hombre te mande."[121]

Ver Capítulo

Ezequiel 24:17 - Nueva Traducción Viviente

Gime en silencio, pero sin que haya lamentos junto a su tumba. No te descubras la cabeza ni te quites las sandalias. No cumplas con los ritos acostumbrados en el tiempo de duelo ni aceptes la comida de los amigos que se acerquen a consolarte».

Ver Capítulo

Ezequiel 24:17 - La Biblia del Oso  RV1569

Repoſate de gemir, ni hagas luto de mortuorios: ata tu bonete ſobre ti, y pon tus çapatos en tus pies: y no te cubras cõ reboço, ni comas pan de hombres.

Ver Capítulo

Ezequiel 24:17 - Reina Valera Antigua 1602

Reprime el suspirar, no hagas luto de mortuorios: ata tu bonete sobre ti, y pon tus zapatos en tus pies, y no te cubras con rebozo, ni comas pan de hombres.

Ver Capítulo