Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Ezequiel 16:27 - Dios habla hoy

Ezequiel 16:27

'Entonces levanté la mano para castigarte: te hice pasar privaciones y te entregué a las ciudades filisteas, que te odian y que estaban disgustadas por tu conducta vergonzosa.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:27 - Reina Valera 1960

Por tanto, he aquí que yo extendí contra ti mi mano, y disminuí tu provisión ordinaria, y te entregué a la voluntad de las hijas de los filisteos, que te aborrecen, las cuales se avergüenzan de tu camino deshonesto.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:27 - Traducción en Lenguaje Actual

Por eso te castigué. Por eso permití que perdieras parte de tu territorio. Por eso te dejé caer en manos de los filisteos, tus enemigos de siempre, ¡y hasta ellos se avergonzaron de tu mal comportamiento!

Ver Capítulo

Ezequiel 16:27 - Nueva Version Internacional

Yo levanté mi mano para castigarte y reduje tu territorio; te entregué a las ciudades[1] filisteas, que se avergonzaban de tu conducta depravada.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:27 - Biblia de las Americas

'Y he aquí, yo extendí mi mano contra ti y disminuí tus raciones. Y te entregué al deseo de las que te odiaban, las hijas de los filisteos, que se avergonzaban de tu conducta deshonesta.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:27 - Nueva Traducción Viviente

Por eso te golpeé con mi puño y reduje tu territorio. Te entregué en manos de tus enemigos, los filisteos, y hasta ellos quedaron horrorizados ante tu conducta depravada.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:27 - Palabra de Dios para Todos

»”Así que te castigué. Te quité parte de tu tierra. Dejé que tus enemigos hicieran lo que quisieran contigo. Hasta tus vecinas filisteas estaban perplejas con tus abominaciones.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:27 - Biblia de Jerusalén 1998

Entonces yo levanté mi mano contra ti. Disminuí tu ración y te entregué a la animosidad de tus enemigas, las hijas de los filisteos, que se avergonzaban de la infamia de tu conducta.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:27 - Kadosh Israelita Mesiánica

Así que ahora Yo he extendido mi mano sobre ti, he disminuido tu ración de comida y te he puesto a merced de aquellos que te odian, las hijas de los Plishtim, que encuentran indignante tu comportamiento lujurioso.

Ver Capítulo