x
Biblia Todo Logo

Biblia Online

Anuncios


Ezequiel 10:6 - Dios habla hoy

Ezequiel 10:6

Entonces el Señor ordenó al hombre vestido de lino que tomara fuego de entre las ruedas del carro, de en medio de los seres alados. El hombre fue y se puso junto a una de las ruedas.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:6 - Reina Valera 1960

Aconteció, pues, que al mandar al varón vestido de lino, diciendo: Toma fuego de entre las ruedas, de entre los querubines, él entró y se paró entre las ruedas.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:6 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Ezequiel 10:6 - Nueva Version Internacional

El Señor le ordenó al hombre vestido de lino: "Toma fuego de en medio de las ruedas que están entre los querubines." Así que el hombre fue y se paró entre las ruedas.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:6 - Nueva Versión Internacional 1999

El Señor le ordenó al hombre vestido de lino: «Toma fuego de en medio de las ruedas que están entre los querubines.» Así que el hombre fue y se paró entre las ruedas.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:6 - Biblia de las Americas

Y sucedió que cuando ordenó al hombre vestido de lino, diciendo: Toma fuego de entre las ruedas, de entre los querubines, él entró y se paró junto a una rueda.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:6 - Kadosh Israelita Mesiánica

Cuando El ordenó al hombre vestido de lino tomar fuego de entre las ruedas de entre los keruvim, El entró y se puso junto a una rueda;

Ver Capítulo

Ezequiel 10:6 - Nueva Traducción Viviente

El SEÑOR le dijo al hombre vestido de lino: «Métete entre los querubines y toma algunos carbones encendidos de entre las ruedas». Entonces el hombre entró y se paró junto a una de las ruedas.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:6 - La Biblia del Oso  RV1569

Y aconteció, que como mandó àl varõ veſtido de lienços, diziendo, Toma fuego de entre las ruedas, de entre los cherubines, el entró, y ſe paró entrelas ruedas.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:6 - Reina Valera Antigua 1602

Y aconteció que, como mandó al varón vestido de lienzos, diciendo: Toma fuego de entre las ruedas, de entre los querubines, él entró, y paróse entre las ruedas.

Ver Capítulo