A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Undefined index: HTTP_ACCEPT_LANGUAGE

Filename: core/MY_Lang.php

Line Number: 96

A PHP Error was encountered

Severity: Warning

Message: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/tuengoogles/public_html/system/core/Exceptions.php:185)

Filename: libraries/Session.php

Line Number: 675

Eclesiastés 9:17 DHH - Más se oyen las palabras tranquilas de los sabios que el griterío del rey de los necios.
x
Biblia Todo Logo

Biblia Online


Eclesiastés 9:17 - Dios habla hoy

Eclesiastés 9:17

Más se oyen las palabras tranquilas de los sabios que el griterío del rey de los necios.

Ver Capítulo

Eclesiastés 9:17 - Reina Valera 1960

Las palabras del sabio escuchadas en quietud, son mejores que el clamor del señor entre los necios.

Ver Capítulo

Eclesiastés 9:17 - Traducción en Lenguaje Actual

pues se oyen mejor las suaves palabras de los sabios que los gritos del más grande de los tontos.

Ver Capítulo

Eclesiastés 9:17 - Nueva Version Internacional

Más se atiende a las palabras tranquilas de los sabios que a los gritos del jefe de los necios.

Ver Capítulo

Eclesiastés 9:17 - Nueva Versión Internacional 1999

Más se atiende a las palabras tranquilas de los sabios que a los gritos del jefe de los necios.

Ver Capítulo

Eclesiastés 9:17 - Biblia de las Americas

Las palabras del sabio oídas en quietud son mejores que los gritos del gobernante entre los necios.

Ver Capítulo

Eclesiastés 9:17 - Kadosh Israelita Mesiánica

Al sabio hablando con quietud vale más escuchar ° que los gritos de un líder al frente de necios. °

Ver Capítulo

Eclesiastés 9:17 - Nueva Traducción Viviente

Es mejor oír las palabras suaves de una persona sabia que los gritos de un rey necio.

Ver Capítulo

Eclesiastés 9:17 - La Biblia del Oso  RV1569

Las palabras del ſabio con repoſo ſon oydas, mas que el clamor del ſeñor entre los locos.

Ver Capítulo

Eclesiastés 9:17 - Reina Valera Antigua 1602

Las palabras del sabio con reposo son oídas, más que el clamor del señor entre los necios.

Ver Capítulo