Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Deuteronomio 6:24 - Dios habla hoy

Deuteronomio 6:24

Después el Señor nuestro Dios nos mandó poner en práctica todos estos mandamientos y tenerle reverencia, para que nos vaya bien y para que él nos conserve la vida como hasta ahora.

Ver Capítulo

Deuteronomio 6:24 - Reina Valera 1960

Y nos mandó Jehová que cumplamos todos estos estatutos, y que temamos a Jehová nuestro Dios, para que nos vaya bien todos los días, y para que nos conserve la vida, como hasta hoy.

Ver Capítulo

Deuteronomio 6:24 - Traducción en Lenguaje Actual

Entonces nos ordenó respetarlo siempre y obedecer sus enseñanzas. Si somos obedientes a Dios y a sus mandamientos él nos hará prosperar y nos mantendrá con vida, como hasta ahora”».

Ver Capítulo

Deuteronomio 6:24 - Nueva Version Internacional

El Señor nuestro Dios nos mandó temerle y obedecer estos preceptos, para que siempre nos vaya bien y sigamos con vida. Y así ha sido hasta hoy.

Ver Capítulo

Deuteronomio 6:24 - Biblia de las Americas

Y el SEÑOR nos mandó que observáramos todos estos estatutos, y que temiéramos siempre al SEÑOR nuestro Dios para nuestro bien y para preservarnos la vida, como hasta hoy.

Ver Capítulo

Deuteronomio 6:24 - Nueva Traducción Viviente

Entonces el SEÑOR nuestro Dios nos ordenó obedecer todos estos decretos y temerlo a él, para que siguiera bendiciéndonos y preservara nuestra vida como lo ha hecho hasta el día de hoy.

Ver Capítulo

Deuteronomio 6:24 - Palabra de Dios para Todos

El Señor nos mandó obedecer todas estas normas y leyes, y a respetarlo y obedecerlo a él. Esto será siempre para nuestro bien y nos mantendrá con vida como sucede hoy.

Ver Capítulo

Deuteronomio 6:24 - Biblia de Jerusalén 1998

Y Yahvé nos mandó que pusiéramos en práctica todos estos preceptos, temiendo a Yahvé nuestro Dios, para que nos vaya siempre bien y nos mantenga en vida como el día de hoy.

Ver Capítulo

Deuteronomio 6:24 - Kadosh Israelita Mesiánica

YAHWEH nos ordenó observar todas estas leyes, temer a YAHWEH nuestro Elohim siempre por nuestro propio bien, para que El nos mantenga vivos, como estamos hoy.

Ver Capítulo