x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Deuteronomio 32:2 - Dios habla hoy

Deuteronomio 32:2

"Mi enseñanza caerá como la lluvia, mi discurso será como el rocío, como llovizna sobre la hierba, como gotas de agua sobre el pasto.

Ver Capítulo

Deuteronomio 32:2 - Reina Valera 1960

Goteará como la lluvia mi enseñanza; Destilará como el rocío mi razonamiento; Como la llovizna sobre la grama, Y como las gotas sobre la hierba;

Ver Capítulo

Deuteronomio 32:2 - Traducción en Lenguaje Actual

Lo que tengo que decir es tan bueno como la lluvia, que hace bien a las plantas y a la hierba del campo.

Ver Capítulo

Deuteronomio 32:2 - Nueva Version Internacional

Que caiga mi enseñanza como lluvia y desciendan mis palabras como rocío, como aguacero sobre el pasto nuevo, como lluvia abundante sobre plantas tiernas.

Ver Capítulo

Deuteronomio 32:2 - Nueva Versión Internacional 1999

Que caiga mi enseñanza como lluvia y desciendan mis palabras como rocío, como aguacero sobre el pasto nuevo, como lluvia abundante sobre plantas tiernas.

Ver Capítulo

Deuteronomio 32:2 - Biblia de las Americas

Caiga como la lluvia mi enseñanza, y destile como el rocío mi discurso, como llovizna sobre el verde prado y como aguacero sobre la hierba.

Ver Capítulo

Deuteronomio 32:2 - Kadosh Israelita Mesiánica

Las enseñanzas caigan como lluvia. Mi oratoria se condense con rocío, Como nieve sobre la hierba.

Ver Capítulo

Deuteronomio 32:2 - Nueva Traducción Viviente

Que mi enseñanza caiga sobre ustedes como lluvia; que mi discurso se asiente como el rocío. Que mis palabras caigan como lluvia sobre pastos suaves, como llovizna delicada sobre plantas tiernas.

Ver Capítulo

Deuteronomio 32:2 - La Biblia del Oso  RV1569

Goteará, como la lluuia, mi dorina: diſtilará, como el rocio, mi dicho: como las mollinas ſobrela grama, y como las gotas ſobre la yerua.

Ver Capítulo

Deuteronomio 32:2 - Reina Valera Antigua 1602

Goteará como la lluvia mi doctrina; Destilará como el rocío mi razonamiento; Como la llovizna sobre la grama, Y como las gotas sobre la hierba:

Ver Capítulo