Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Daniel 3:19 - Dios habla hoy

Daniel 3:19

Al oír Nabucodonosor estas palabras, la cara se le puso roja de rabia contra los tres jóvenes. Entonces ordenó que se calentara el horno siete veces más de lo acostumbrado;

Ver Capítulo

Daniel 3:19 - Reina Valera 1960

Entonces Nabucodonosor se llenó de ira, y se demudó el aspecto de su rostro contra Sadrac, Mesac y Abed-nego, y ordenó que el horno se calentase siete veces más de lo acostumbrado.

Ver Capítulo

Daniel 3:19 - Traducción en Lenguaje Actual

Cuando Nabucodonosor oyó esto, se enojó mucho con los tres jóvenes y mandó que calentaran el horno al máximo.

Ver Capítulo

Daniel 3:19 - Nueva Version Internacional

Ante la respuesta de Sadrac, Mesac y Abednego, Nabucodonosor se puso muy furioso y cambió su actitud hacia ellos. Mandó entonces que se calentara el horno siete veces más de lo normal,

Ver Capítulo

Daniel 3:19 - Biblia de las Americas

Entonces Nabucodonosor se llenó de furor, y demudó su semblante contra Sadrac, Mesac y Abed-nego. Respondió ordenando que se calentara el horno siete veces más de lo que se acostumbraba calentar.

Ver Capítulo

Daniel 3:19 - Nueva Traducción Viviente

Entonces Nabucodonosor se enfureció tanto con Sadrac, Mesac y Abed-nego que el rostro se le desfiguró a causa de la ira. Mandó calentar el horno siete veces más de lo habitual.

Ver Capítulo

Daniel 3:19 - Palabra de Dios para Todos

Entonces Nabucodonosor se enfureció mucho con ellos, se le desencajó el rostro por la ira y ordenó calentar el horno siete veces más de lo acostumbrado.

Ver Capítulo

Daniel 3:19 - Biblia de Jerusalén 1998

Entonces Nabucodonosor, lleno de cólera y con el semblante alterado a causa de Sidrac, Misac y Abdénago, mandó encender el horno siete veces más fuerte que de costumbre,

Ver Capítulo

Daniel 3:19 - Kadosh Israelita Mesiánica

Nevujadretzar fue lleno de ira y su semblante fue cambiado hacia Shadraj, Meishaj y Aved-Nego. El ordenó que el horno se pusiera siete veces más caliente que lo usual, hasta que quemara a su máxima totalidad.

Ver Capítulo