Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Colosenses 3:5 - Dios habla hoy

Colosenses 3:5

Hagan, pues, morir todo lo que hay de terrenal en ustedes: que nadie cometa inmoralidades sexuales, ni haga cosas impuras, ni siga sus pasiones y malos deseos, ni se deje llevar por la avaricia (que es una forma de idolatría).

Ver Capítulo

Colosenses 3:5 - Reina Valera 1960

Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;

Ver Capítulo

Colosenses 3:5 - Traducción en Lenguaje Actual

Por eso, den muerte a todos sus malos deseos; no tengan relaciones sexuales prohibidas, no sean indecentes, dominen sus malos deseos, y no busquen amontonar dinero, pues es lo mismo que adorar a dioses falsos.

Ver Capítulo

Colosenses 3:5 - Nueva Version Internacional

Por tanto, hagan morir todo lo que es propio de la naturaleza terrenal: inmoralidad sexual, impureza, bajas pasiones, malos deseos y avaricia, la cual es idolatría.

Ver Capítulo

Colosenses 3:5 - Biblia de las Americas

Por tanto, considerad los miembros de vuestro cuerpo terrenal como muertos a la fornicación, la impureza, las pasiones, los malos deseos y la avaricia, que es idolatría.

Ver Capítulo

Colosenses 3:5 - Nueva Traducción Viviente

Así que hagan morir las cosas pecaminosas y terrenales que acechan dentro de ustedes. No tengan nada que ver con la inmoralidad sexual, la impureza, las bajas pasiones y los malos deseos. No sean avaros, pues la persona avara es idólatra porque adora las cosas de este mundo.

Ver Capítulo

Colosenses 3:5 - Palabra de Dios para Todos

Así que saquen de su vida todo lo malo: pecados sexuales, inmoralidades, malos pensamientos, malos deseos y codicia, que es una forma de adorar ídolos.

Ver Capítulo

Colosenses 3:5 - Biblia de Jerusalén 1998

Por tanto, mortificad cuanto en vosotros es terreno: fornicación, impureza, pasiones, malos deseos y la codicia, que es una idolatría,

Ver Capítulo

Colosenses 3:5 - Kadosh Israelita Mesiánica

Por lo tanto, hagan morir los miembros terrenales de su naturaleza: inmoralidad sexual, impureza, codicia, deseos malignos y avaricia (que es una forma de idolatría);[26]

Ver Capítulo