Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Apocalipsis 3:5 - Dios habla hoy

Apocalipsis 3:5

Los que salgan vencedores serán así vestidos de blanco, y no borraré sus nombres del libro de la vida, [2] sino que los reconoceré delante de mi Padre y delante de sus ángeles.

Ver Capítulo

Apocalipsis 3:5 - Reina Valera 1960

El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.

Ver Capítulo

Apocalipsis 3:5 - Traducción en Lenguaje Actual

’A los que triunfen sobre las dificultades y mantengan su confianza en mí, los vestiré con ropas blancas, y no borraré sus nombres del libro de la vida. Y los reconoceré delante de mi Padre y de los ángeles que le sirven.

Ver Capítulo

Apocalipsis 3:5 - Nueva Version Internacional

El que salga vencedor se vestirá de blanco. Jamás borraré su nombre del libro de la vida, sino que reconoceré su nombre delante de mi Padre y delante de sus ángeles.

Ver Capítulo

Apocalipsis 3:5 - Biblia de las Americas

'Así el vencedor será vestido de vestiduras blancas y no borraré su nombre del libro de la vida, y reconoceré su nombre delante de mi Padre y delante de sus ángeles.

Ver Capítulo

Apocalipsis 3:5 - Nueva Traducción Viviente

Todos los que salgan vencedores serán vestidos de blanco. Nunca borraré sus nombres del Libro de la Vida, sino que anunciaré delante de mi Padre y de sus ángeles que ellos me pertenecen.

Ver Capítulo

Apocalipsis 3:5 - Palabra de Dios para Todos

El que salga victorioso, irá vestido de blanco. No quitaré su nombre del libro de la vida y delante de mi Padre y de sus ángeles, diré que es mío.

Ver Capítulo

Apocalipsis 3:5 - Biblia de Jerusalén 1998

El vencedor será así revestido de blancas vestiduras y no borraré su nombre del libro de la vida, sino que me declararé por él delante de mi Padre y de sus ángeles.

Ver Capítulo

Apocalipsis 3:5 - Kadosh Israelita Mesiánica

El que prevalezca, como ellos, será vestido de ropa blanca; y no borraré su nombre del Libro de la Vida;[31] de hecho, Yo le reconoceré delante de mi Padre, y delante de sus malajim.

Ver Capítulo