x

Biblia Online

Anuncios


2 Timoteo 1:5 - Dios habla hoy

2 Timoteo 1:5

Porque me acuerdo de la fe sincera que tienes. Primero la tuvieron tu abuela Loida y tu madre Eunice, [1] y estoy seguro de que también tú la tienes.

Ver Capítulo

2 Timoteo 1:5 - Reina Valera 1960

trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también.

Ver Capítulo

2 Timoteo 1:5 - Traducción en Lenguaje Actual

Tu abuela Loida y tu madre Eunice confiaron sinceramente en Dios; y cuando me acuerdo de ti, me siento seguro de que también tú tienes esa misma confianza.

Ver Capítulo

2 Timoteo 1:5 - Nueva Version Internacional

Traigo a la memoria tu fe sincera, la cual animó primero a tu abuela Loida y a tu madre Eunice, y ahora te anima a ti. De eso estoy convencido.

Ver Capítulo

2 Timoteo 1:5 - Nueva Versión Internacional 1999

Traigo a la memoria tu fe sincera, la cual animó primero a tu abuela Loida y a tu madre Eunice, y ahora te anima a ti. De eso estoy convencido.

Ver Capítulo

2 Timoteo 1:5 - Biblia de las Americas

Porque tengo presente la fe sincera que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también.

Ver Capítulo

2 Timoteo 1:5 - Kadosh Israelita Mesiánica

Recuerdo tu sincera confianza, la misma confianza que tuvieron primero tu abuela Lois y tu madre Eunice, y estoy convencido que tú también tienes esta confianza.

Ver Capítulo

2 Timoteo 1:5 - Nueva Traducción Viviente

Me acuerdo de tu fe sincera, pues tú tienes la misma fe de la que primero estuvieron llenas tu abuela Loida y tu madre, Eunice, y sé que esa fe sigue firme en ti.

Ver Capítulo

2 Timoteo 1:5 - La Biblia del Oso  RV1569

Trayendo à la memoria la fe no fingida que eſtá en ti, que tambien eſtuuo primero en tu abuela Loyda, y en tu madre Eunice: y eſto y cierto que eſtá en ti tambien.

Ver Capítulo

2 Timoteo 1:5 - Reina Valera Antigua 1602

Trayendo á la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual residió primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice; y estoy cierto que en ti también.

Ver Capítulo