Biblia Todo Logo

La Biblia Online


2 Samuel 1:6 - Dios habla hoy

2 Samuel 1:6

Este respondió: –Pues de pura casualidad estaba yo en el monte Guilboa, y vi a Saúl apoyándose en su lanza y a los carros de combate y la caballería enemiga a punto de alcanzarlo.

Ver Capítulo

2 Samuel 1:6 - Reina Valera 1960

El joven que le daba las nuevas respondió: Casualmente vine al monte de Gilboa, y hallé a Saúl que se apoyaba sobre su lanza, y venían tras él carros y gente de a caballo.

Ver Capítulo

2 Samuel 1:6 - Traducción en Lenguaje Actual

Y el soldado le respondió: —Yo estaba en el cerro de Guilboa, y vi cuando Saúl se lanzó sobre su espada. Saúl vio que se acercaban los filisteos con sus carros de guerra y su caballería,

Ver Capítulo

2 Samuel 1:6 - Nueva Version Internacional

Por casualidad me encontraba yo en el monte Guilboa. De pronto, vi a Saúl apoyado en su lanza y asediado por los carros y la caballería respondió el criado.

Ver Capítulo

2 Samuel 1:6 - Biblia de las Americas

El joven que se lo había contado, dijo: Yo estaba por casualidad en el monte Gilboa, y he aquí, Saúl estaba apoyado sobre su lanza. Y he aquí que los carros y los jinetes lo perseguían de cerca.

Ver Capítulo

2 Samuel 1:6 - Nueva Traducción Viviente

El hombre respondió: —Sucedió que yo estaba en el monte Gilboa, y allí estaba Saúl apoyado en su lanza mientras se acercaban los enemigos en sus carros de guerra.

Ver Capítulo

2 Samuel 1:6 - Palabra de Dios para Todos

El joven respondió: —De casualidad yo estaba en el monte Guilboa y vi que Saúl se apoyaba en su lanza, mientras los carros de combate y la caballería de los filisteos estaban casi encima de él.

Ver Capítulo

2 Samuel 1:6 - Biblia de Jerusalén 1998

Respondió el joven que daba la noticia: "Yo estaba casualmente en el monte Gelboé; Saúl se apoyaba en su lanza, mientras los carros y los jinetes lo acosaban.

Ver Capítulo

2 Samuel 1:6 - Kadosh Israelita Mesiánica

El joven que le hablaba, dijo: "Yo estaba casualmente en el Monte Gilboa cuando vi a Shaúl que estaba apoyado en su lanza. Los carruajes y la caballería lo estaban acorralando.

Ver Capítulo