Biblia Todo Logo

La Biblia Online


2 Reyes 4:8 - Dios habla hoy

2 Reyes 4:8

Aconteció también que un día pasaba Eliseo por Sunem, [2] y una mujer importante que allí vivía le invitó insistentemente a que se quedara a comer. Cuando él pasaba por allí, venía a la casa de ella a comer.

Ver Capítulo

2 Reyes 4:8 - Reina Valera 1960

Aconteció también que un día pasaba Eliseo por Sunem; y había allí una mujer importante, que le invitaba insistentemente a que comiese; y cuando él pasaba por allí, venía a la casa de ella a comer.

Ver Capítulo

2 Reyes 4:8 - Traducción en Lenguaje Actual

Un día, Eliseo fue al pueblo de Sunem. Allí, una mujer muy importante le insistió que fuera a comer a su casa. Y cada vez que Eliseo pasaba por allí, se quedaba a comer en casa de ella.

Ver Capítulo

2 Reyes 4:8 - Nueva Version Internacional

Un día, cuando Eliseo pasaba por Sunén, cierta mujer de buena posición le insistió que comiera en su casa. Desde entonces, siempre que pasaba por ese pueblo, comía allí.

Ver Capítulo

2 Reyes 4:8 - Biblia de las Americas

Y aconteció que un día pasaba Eliseo por Sunem, donde había una mujer distinguida, y ella le persuadió a que comiera. Y así fue que siempre que pasaba, entraba allí a comer.

Ver Capítulo

2 Reyes 4:8 - Nueva Traducción Viviente

Cierto día, Eliseo fue a la ciudad de Sunem y una mujer rica que vivía allí le insistió que fuera a comer a su casa. Después, cada vez que él pasaba por allí, se detenía en esa casa para comer algo.

Ver Capítulo

2 Reyes 4:8 - Palabra de Dios para Todos

Un día Eliseo fue a Sunén, donde vivía una mujer importante. Ella insistió en que Eliseo se quedara a comer en su casa. Así que cada vez que Eliseo pasaba por aquel lugar se detenía para comer ahí.

Ver Capítulo

2 Reyes 4:8 - Biblia de Jerusalén 1998

Eliseo pasó un día por Sunén, donde vivía una mujer principal que le porfió a que se quedara a comer. Desde entonces, cada vez que pasaba, se detenía allí a comer.

Ver Capítulo

2 Reyes 4:8 - Kadosh Israelita Mesiánica

Un día Elisha visitó Shunem, y una mujer acomodada que vivía allí lo presionó para que se quedara y comiera pan. Después de esto, cuando él pasaba por allí, paraba para comer allí.

Ver Capítulo