Biblia Todo Logo

La Biblia Online


1 Reyes 8:46 - Dios habla hoy

1 Reyes 8:46

"Si pecan contra ti (porque no hay hombre que no peque), y tú, airado contra ellos, los entregas al enemigo, para que los cautive y lleve a tierra enemiga, sea lejos o cerca,

Ver Capítulo

1 Reyes 8:46 - Reina Valera 1960

Si pecaren contra ti (porque no hay hombre que no peque), y estuvieres airado contra ellos, y los entregares delante del enemigo, para que los cautive y lleve a tierra enemiga, sea lejos o cerca,

Ver Capítulo

1 Reyes 8:46 - Traducción en Lenguaje Actual

»Dios mío, todos somos pecadores, y si tu pueblo llega a pecar contra ti, a lo mejor te vas a enojar tanto que lo entregarás a sus enemigos. Ellos se llevarán a tu pueblo a otro lugar, lejos o cerca.

Ver Capítulo

1 Reyes 8:46 - Nueva Version Internacional

"Ya que no hay ser humano que no peque, si tu pueblo peca contra ti, y tú te enojas con ellos y los entregas al enemigo para que se los lleven cautivos a otro país, lejano o cercano,

Ver Capítulo

1 Reyes 8:46 - Biblia de las Americas

Cuando pequen contra ti (pues no hay hombre que no peque) y estés airado contra ellos, y los entregues delante del enemigo, y éstos los lleven cautivos a la tierra del enemigo, lejos o cerca,

Ver Capítulo

1 Reyes 8:46 - Nueva Traducción Viviente

»Si ellos pecan contra ti (¿y quién nunca ha pecado?), tal vez te enojes con ellos y permitas que sus enemigos los conquisten y los lleven cautivos a su tierra, ya sea cerca o lejos.

Ver Capítulo

1 Reyes 8:46 - Palabra de Dios para Todos

Es posible que ellos pequen contra ti puesto que no hay ser humano que no peque. Es posible que te enojes con ellos, que resulten hechos prisioneros por el enemigo y sean llevados a su país, cerca o lejos.

Ver Capítulo

1 Reyes 8:46 - Biblia de Jerusalén 1998

Cuando pequen contra ti, pues no hay hombre que no peque, y tú, irritado contra ellos, los entregues al enemigo, y sus vencedores los deporten al país enemigo, lejano o próximo,

Ver Capítulo

1 Reyes 8:46 - Kadosh Israelita Mesiánica

"Si sucede que ellos pecan contra ti – porque no hay nadie que no peque – y los entregas al enemigo, para que ellos se los lleven cautivos a la tierra del enemigo, sea lejos o cerca;[61]

Ver Capítulo