x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



1 Reyes 3:26 - Dios habla hoy

1 Reyes 3:26

Entonces la mujer de quien era el hijo vivo habló al rey (porque sus entrañas se le conmovieron por su hijo), y le dijo: –¡Ah, señor mío! dad a esta el niño vivo, y no lo matéis. –Ni a mí ni a ti; partidlo –dijo la otra.

Ver Capítulo

1 Reyes 3:26 - Reina Valera 1960

Entonces la mujer de quien era el hijo vivo, habló al rey (porque sus entrañas se le conmovieron por su hijo), y dijo: ¡Ah, señor mío! dad a ésta el niño vivo, y no lo matéis. Mas la otra dijo: Ni a mí ni a ti; partidlo.

Ver Capítulo

1 Reyes 3:26 - Traducción en Lenguaje Actual

Entonces la verdadera madre, llena de angustia, gritó: —¡Por favor, Su Majestad! ¡No maten al niño! Prefiero que se lo den a la otra mujer. Pero la otra mujer dijo: —¡Ni para ti ni para mí! ¡Que lo partan en dos!

Ver Capítulo

1 Reyes 3:26 - Nueva Version Internacional

La verdadera madre, angustiada por su hijo, le dijo al rey: ¡Por favor, Su Majestad! ¡Déle usted a ella el niño que está vivo, pero no lo mate! En cambio, la otra exclamó: ¡Ni para mí ni para ti! ¡Que lo partan!

Ver Capítulo

1 Reyes 3:26 - Nueva Versión Internacional 1999

La verdadera madre, angustiada por su hijo, le dijo al rey: -¡Por favor, Su Majestad! ¡Déle usted a ella el niño que está vivo, pero no lo mate! En cambio, la otra exclamó: -¡Ni para mí ni para ti! ¡Que lo partan!

Ver Capítulo

1 Reyes 3:26 - Biblia de las Americas

Entonces la mujer de quien era el niño vivo habló al rey, pues estaba profundamente conmovida por su hijo, y dijo: Oh, mi señor, dale a ella el niño vivo, y de ninguna manera lo mates. Pero la otra decía: No será ni mío ni tuyo; partidlo.

Ver Capítulo

1 Reyes 3:26 - Kadosh Israelita Mesiánica

A esto, la mujer a quien pertenecía el niño vivo se dirigió al rey, porque ella sí tenía sentimientos muy fuertes hacia el niño: ° "Oh, mi señor, dale el niño; ¡No debes matarlo!" Pero la otra dijo: "No será ni tuyo ni mío. ¡Divídelo! ° "

Ver Capítulo

1 Reyes 3:26 - Nueva Traducción Viviente

Entonces la verdadera madre del niño, la que lo amaba mucho, gritó: «¡Oh no, mi señor! ¡Denle el niño a ella, pero por favor no lo maten!». En cambio, la otra mujer dijo: «Me parece bien, así no será ni tuyo ni mío; ¡divídanlo entre las dos!».

Ver Capítulo

1 Reyes 3:26 - La Biblia del Oso  RV1569

Entonces aquella muger cuyo era el hijo biuo, dixo àl Rey, porque ſus entrañas ſe le encendieron por ſu hijo, y dixo: Ruego ſeñor mio, dad à eſta el niño biuo, no lo mateys. Y la otra dixo: Ni a mi, ni a ti, ſino partidlo.

Ver Capítulo

1 Reyes 3:26 - Reina Valera Antigua 1602

Entonces la mujer cuyo era el hijo vivo, habló al rey (porque sus entrañas se le conmovieron por su hijo), y dijo: ¡Ah, señor mío! dad á ésta el niño vivo, y no lo matéis. Mas la otra dijo: Ni á mí ni á ti; partidlo.

Ver Capítulo