Biblia Todo Logo

La Biblia Online


1 Reyes 1:45 - Dios habla hoy

1 Reyes 1:45

El sacerdote Sadoc y el profeta Natán lo han ungido rey en Gihón; de allí han subido alegremente y la ciudad está llena de estruendo. Este es el alboroto que habéis oído.

Ver Capítulo

1 Reyes 1:45 - Reina Valera 1960

y el sacerdote Sadoc y el profeta Natán lo han ungido por rey en Gihón, y de allí han subido con alegrías, y la ciudad está llena de estruendo. Este es el alboroto que habéis oído.

Ver Capítulo

1 Reyes 1:45 - Traducción en Lenguaje Actual

y el sacerdote Sadoc y el profeta Natán han derramado aceite sobre la cabeza de Salomón para nombrarlo rey. Esto sucedió en Guihón, de donde han regresado muy contentos. Así que toda la ciudad está muy alborotada, y por eso se escucha tanto ruido.

Ver Capítulo

1 Reyes 1:45 - Nueva Version Internacional

Sadoc y Natán lo han ungido como rey en Guijón. Desde allí han subido lanzando gritos de alegría, y la ciudad está alborotada. A eso se debe tanta bulla.

Ver Capítulo

1 Reyes 1:45 - Biblia de las Americas

Y el sacerdote Sadoc y el profeta Natán lo han ungido rey en Gihón, y de allí han subido gozosos y se ha alborotado la ciudad. Este es el ruido que habéis oído.

Ver Capítulo

1 Reyes 1:45 - Nueva Traducción Viviente

y Sadoc y Natán lo ungieron rey en el manantial de Gihón. Acaban de regresar, y toda la ciudad está celebrando y festejando. Por eso hay tanto ruido.

Ver Capítulo

1 Reyes 1:45 - Palabra de Dios para Todos

Entonces el sacerdote Sadoc y el profeta Natán consagraron rey a Salomón junto a la fuente de Guijón. Volvieron todos a la ciudad festejando y ahora hay mucho ruido en la ciudad. A eso se debe lo que ustedes escucharon.

Ver Capítulo

1 Reyes 1:45 - Biblia de Jerusalén 1998

El sacerdote Sadoc y el profeta Natán lo han ungido rey en Guijón; desde allí han subido alegres y contentos y la ciudad está alborotada; éste es el tumulto que habéis oído.

Ver Capítulo

1 Reyes 1:45 - Kadosh Israelita Mesiánica

y Tzadok el kohen y Natan el pro feta lo ungieron en Guijón. Entonces lo escoltaron de regreso de allí regocijándose, así que la ciudad está en un alboroto; éste es el ruido que han estado oyendo.

Ver Capítulo