Biblia Todo Logo

La Biblia Online


1 Juan 2:16 - Dios habla hoy

1 Juan 2:16

porque nada de lo que el mundo ofrece viene del Padre, sino del mundo mismo. Y esto es lo que el mundo ofrece: los malos deseos de la naturaleza humana, el deseo de poseer lo que agrada a los ojos y el orgullo de las riquezas.

Ver Capítulo

1 Juan 2:16 - Reina Valera 1960

Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.

Ver Capítulo

1 Juan 2:16 - Traducción en Lenguaje Actual

Las cosas que ofrece la gente del mundo no vienen de Dios, sino de los pecadores de este mundo. Y estas son las cosas que el mundo nos ofrece: los malos deseos, la ambición de tener todo lo que vemos, y el orgullo de poseer muchas riquezas.

Ver Capítulo

1 Juan 2:16 - Nueva Version Internacional

Porque nada de lo que hay en el mundo --los malos deseos del cuerpo, la codicia de los ojos y la arrogancia de la vida-- proviene del Padre sino del mundo.

Ver Capítulo

1 Juan 2:16 - Biblia de las Americas

Porque todo lo que hay en el mundo, la pasión de la carne, la pasión de los ojos y la arrogancia de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.

Ver Capítulo

1 Juan 2:16 - Nueva Traducción Viviente

Pues el mundo sólo ofrece un intenso deseo por el placer físico, un deseo insaciable por todo lo que vemos y el orgullo de nuestros logros y posesiones. Nada de eso proviene del Padre, sino que viene del mundo;

Ver Capítulo

1 Juan 2:16 - Palabra de Dios para Todos

Esto es lo malo del mundo: desear cosas sólo por complacer nuestras malas pasiones; dejarnos atraer por lo malo que vemos y sentirnos orgullosos de las cosas que tenemos. Pero nada de eso viene del Padre, sino del mundo.

Ver Capítulo

1 Juan 2:16 - Biblia de Jerusalén 1998

Porque todo cuanto hay en el mundo - la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos y la jactancia de las riquezas - no viene del Padre, sino del mundo.

Ver Capítulo

1 Juan 2:16 - Kadosh Israelita Mesiánica

porque todas las cosas del mundo: los deseos de la vieja naturaleza, los deseos de los ojos, y las pretensiones de la vida, no son del Padre, sino del mundo.[10]

Ver Capítulo