Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Salmos 80:1 - Biblia de las Americas

Salmos 80:1

Para el director del coro; según la tonada a los Lirios; Testimonio. Salmo de Asaf. Presta oído, oh Pastor de Israel; tú que guías a José como un rebaño; tú que estás sentado más alto que los querubines; ¡resplandece!

Ver Capítulo

Salmos 80:1 - Reina Valera 1960

Al músico principal; sobre Lirios. Testimonio. Salmo de Asaf. Oh Pastor de Israel, escucha; Tú que pastoreas como a ovejas a José, Que estás entre querubines, resplandece.

Ver Capítulo

Salmos 80:1 - Traducción en Lenguaje Actual

Dios y Pastor nuestro, tú guiaste como a un rebaño a tu pueblo Israel, tú reinas entre los querubines, ¡ahora escúchanos! ¡Hazte presente y muestra tu poder a las tribus de Efraín, de Manasés y Benjamín! ¡Ven a salvarnos!

Ver Capítulo

Salmos 80:1 - Nueva Version Internacional

*Pastor de Israel, tú que guías a José como a un rebaño, tú que reinas entre los *querubines, ¡escúchanos! ¡Resplandece

Ver Capítulo

Salmos 80:1 - Dios habla hoy

Pastor de Israel, que guías a José como a un rebaño, que tienes tu trono sobre los querubines, [1] ¡escucha!

Ver Capítulo

Salmos 80:1 - Nueva Traducción Viviente

Para el director del coro: salmo de Asaf; cántese con la melodía de «Lirios del pacto». Te pido que escuches, oh Pastor de Israel, tú, que guías como a un rebaño a los descendientes de José. Oh Dios, entronizado por encima de los querubines, despliega tu radiante gloria

Ver Capítulo

Salmos 80:1 - Palabra de Dios para Todos

Pastor de Israel*, escúchame. Tú que guías al pueblo de José, tú que estás sentado en un trono entre los querubines,* escúchanos. Aparece

Ver Capítulo

Salmos 80:1 - Biblia de Jerusalén 1998

[Del maestro de coro. Según la melodía: "Lirios es el dictamen". De Asaf. Salmo.]

Ver Capítulo

Salmos 80:1 - Kadosh Israelita Mesiánica

Para el director. Sobre los "Lirios." Un testimonio. Canto de alabanza de Asaf referente a los Ashurim: ¡O Pastor de Yisra'el, escucha! Tú que guías a Yosef como rebaño, Tú, que tu trono está sobre los keruvim, ¡resplandece![239]

Ver Capítulo