x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Salmos 17:3 - Biblia de las Americas

Salmos 17:3

Tú has probado mi corazón, me has visitado de noche; me has puesto a prueba y nada hallaste; he resuelto que mi boca no peque.

Ver Capítulo

Salmos 17:3 - Reina Valera 1960

Tú has probado mi corazón, me has visitado de noche; Me has puesto a prueba, y nada inicuo hallaste; He resuelto que mi boca no haga transgresión.

Ver Capítulo

Salmos 17:3 - Traducción en Lenguaje Actual

Tú sabes bien lo que pienso; has venido por las noches para ponerme a prueba y no me encontraste haciendo planes malvados; tampoco digo malas palabras, ni actúo con violencia, como lo hacen los demás. Yo sólo a ti te obedezco; cumplo tus mandatos, y no me aparto de ellos.

Ver Capítulo

Salmos 17:3 - Nueva Version Internacional

Tú escudriñas mi *corazón, tú me examinas por las noches; ¡ponme, pues, a prueba, que no hallarás en mí maldad alguna! ¡No pasarán por mis labios

Ver Capítulo

Salmos 17:3 - Nueva Versión Internacional 1999

Tú escudriñas mi corazón, tú me examinas por las noches; ¡ponme, pues, a prueba, que no hallarás en mí maldad alguna! ¡No pasarán por mis labios

Ver Capítulo

Salmos 17:3 - Dios habla hoy

Tú has penetrado mis pensamientos; de noche has venido a vigilarme; me has sometido a pruebas de fuego, y no has encontrado maldad en mí. No he dicho cosas indebidas,

Ver Capítulo

Salmos 17:3 - Kadosh Israelita Mesiánica

Tú has examinado mi corazón, Tú me has visitado de noche, Tú me has probado con fuego, e injusticia no ha sido encontrada en mí, que no deben pasar por mis labios.

Ver Capítulo

Salmos 17:3 - Nueva Traducción Viviente

Pusiste a prueba mis pensamientos y examinaste mi corazón durante la noche; me has escudriñado y no encontraste ningún mal. Estoy decidido a no pecar con mis palabras.

Ver Capítulo

Salmos 17:3 - La Biblia del Oso  RV1569

Tu has prouado mi coraçon, has viſitado de noche: refinaſteme, no hallaſte: loque pensé, no paßó mi boca.

Ver Capítulo

Salmos 17:3 - Reina Valera Antigua 1602

Tú has probado mi corazón, hasme visitado de noche; Me has apurado, y nada inicuo hallaste: Heme propuesto que mi boca no ha de propasarse.

Ver Capítulo