Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Salmos 141:5 - Biblia de las Americas

Salmos 141:5

Que el justo me hiera con bondad y me reprenda; es aceite sobre la cabeza; no lo rechace mi cabeza, pues todavía mi oración es contra las obras impías.

Ver Capítulo

Salmos 141:5 - Reina Valera 1960

Que el justo me castigue, será un favor, Y que me reprenda será un excelente bálsamo Que no me herirá la cabeza; Pero mi oración será continuamente contra las maldades de aquéllos.

Ver Capítulo

Salmos 141:5 - Traducción en Lenguaje Actual

Considero una muestra de amor que una persona honrada me regañe o me golpee; para mí, sus reprensiones son como fino perfume. Dios mío, yo siempre te pido que castigues a los malvados.

Ver Capítulo

Salmos 141:5 - Nueva Version Internacional

Que la justicia me golpee, que el amor me reprenda; pero que el ungüento de los malvados no perfume mi cabeza, pues mi oración está siempre en contra de sus malas obras.

Ver Capítulo

Salmos 141:5 - Dios habla hoy

Es un favor que el hombre honrado me castigue, un perfume delicado que me reprenda. Tales cosas no rechazaré; a pesar de sus golpes, seguiré orando.

Ver Capítulo

Salmos 141:5 - Nueva Traducción Viviente

¡Deja que los justos me golpeen! ¡Será un acto de bondad! Si me corrigen, es un remedio calmante; no permitas que lo rechace. Pero oro constantemente en contra de los perversos y de lo que hacen.

Ver Capítulo

Salmos 141:5 - Palabra de Dios para Todos

Acepto que el justo me corrija, considero un acto de bondad que me reprenda; yo nunca rechazaría eso. Pero siempre seguiré tratando de hacer el bien y no aprobaré lo que hagan los perversos.

Ver Capítulo

Salmos 141:5 - Biblia de Jerusalén 1998

Que el justo me hiera y el leal me corrija, pero nunca el malvado perfume mi cabeza, pues así seguiría implicado en sus maldades.

Ver Capítulo

Salmos 141:5 - Kadosh Israelita Mesiánica

Deja que el justo me golpee con misericordia, que él me corrija; será un acto de amor. Que el aceite del pecador no unja mi cabeza, porque aun mis oraciones serán también en sus placeres.

Ver Capítulo