x

Biblia Online

Anuncios


Romanos 7:25 - Biblia de las Americas

Romanos 7:25

Gracias a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que yo mismo, por un lado, con la mente sirvo a la ley de Dios, pero por el otro, con la carne, a la ley del pecado.

Ver Capítulo

Romanos 7:25 - Reina Valera 1960

Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado.

Ver Capítulo

Romanos 7:25 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Romanos 7:25 - Nueva Version Internacional

¡Gracias a Dios por medio de Jesucristo nuestro Señor! En conclusión, con la mente yo mismo me someto a la ley de Dios, pero mi naturaleza pecaminosa está sujeta a la ley del pecado.

Ver Capítulo

Romanos 7:25 - Nueva Versión Internacional 1999

¡Gracias a Dios por medio de Jesucristo nuestro Señor! En conclusión, con la mente yo mismo me someto a la ley de Dios, pero mi naturaleza pecaminosa está sujeta a la ley del pecado.

Ver Capítulo

Romanos 7:25 - Dios habla hoy

Solamente Dios, a quien doy gracias por medio de nuestro Señor Jesucristo. En conclusión: yo entiendo que debo someterme ala ley de Dios, pero en mi debilidad estoy sometido a la ley del pecado.

Ver Capítulo

Romanos 7:25 - Kadosh Israelita Mesiánica

¡Gracias a YAHWEH, El lo hará! ¡Por medio de Yahshúa Ha Mashíaj, nuestro Adón![51] Para resumir: con mi mente soy esclavo de la Toráh de YAHWEH; pero con mi vieja naturaleza soy esclavo de la "toráh" del pecado.

Ver Capítulo

Romanos 7:25 - Nueva Traducción Viviente

¡Gracias a Dios! La respuesta está en Jesucristo nuestro Señor. Así que ya ven: en mi mente, de verdad quiero obedecer la ley de Dios pero, a causa de mi naturaleza pecaminosa, soy esclavo del pecado.

Ver Capítulo

Romanos 7:25 - La Biblia del Oso  RV1569

La gracia de Dios por Ieſus el Chriſto, Señor nueſtro. Anſi que yo miſmo con el eſpiritu ſiruo à la Ley de Dios, mas con la carne à la Ley del peccado.

Ver Capítulo

Romanos 7:25 - Reina Valera Antigua 1602

Gracias doy á Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo á la ley de Dios, mas con la carne á la ley del pecado.

Ver Capítulo