Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Romanos 2:1 - Biblia de las Americas

Romanos 2:1

Por lo cual no tienes excusa, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas, pues al juzgar a otro, a ti mismo te condenas, porque tú que juzgas practicas las mismas cosas.

Ver Capítulo

Romanos 2:1 - Reina Valera 1960

Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo.

Ver Capítulo

Romanos 2:1 - Traducción en Lenguaje Actual

Cuando alguno de ustedes acusa a otro de hacer algo malo, se acusa a sí mismo, porque también hace lo mismo. Así que no tiene ninguna razón de acusar y juzgar a otro,

Ver Capítulo

Romanos 2:1 - Nueva Version Internacional

Por tanto, no tienes excusa tú, quienquiera que seas, cuando juzgas a los demás, pues al juzgar a otros te condenas a ti mismo, ya que practicas las mismas cosas.

Ver Capítulo

Romanos 2:1 - Dios habla hoy

Por eso no tienes disculpa, tú que juzgas a otros, no importa quién seas. Al juzgar a otros te condenas a ti mismo, pues haces precisamente lo mismo que hacen ellos.

Ver Capítulo

Romanos 2:1 - Nueva Traducción Viviente

Tal vez crees que puedes condenar a tales individuos, pero tu maldad es igual que la de ellos, ¡y no tienes ninguna excusa! Cuando dices que son perversos y merecen ser castigados, te condenas a ti mismo porque tú, que juzgas a otros, también practicas las mismas cosas.

Ver Capítulo

Romanos 2:1 - Palabra de Dios para Todos

Así que, ¿crees que puedes condenar a esa gente? ¡Nada de eso! Tú no tienes por qué juzgarlos. Cuando los condenas, te condenas a ti mismo, porque tú también haces lo que ellos hacen.

Ver Capítulo

Romanos 2:1 - Biblia de Jerusalén 1998

Por eso, no tienes excusa quienquiera que seas, tú que juzgas, pues juzgando a otros, a ti mismo te condenas, ya que obras esas mismas cosas tú que juzgas,

Ver Capítulo

Romanos 2:1 - Kadosh Israelita Mesiánica

Por lo tanto, no tienes excusa alguna, quienquiera que seas tú que juzgas; pues cuando juzgas a otro, estás proclamando juicio contra ti mismo, porque tú que juzgas haces lo mismo que los otros.[10]

Ver Capítulo