Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Nehemías 8:3 - Biblia de las Americas

Nehemías 8:3

Y leyó en el libro frente a la plaza que estaba delante de la puerta de las Aguas, desde el amanecer hasta el mediodía, en presencia de hombres y mujeres y de los que podían entender; y los oídos de todo el pueblo estaban atentos al libro de la ley.

Ver Capítulo

Nehemías 8:3 - Reina Valera 1960

Y leyó en el libro delante de la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, desde el alba hasta el mediodía, en presencia de hombres y mujeres y de todos los que podían entender; y los oídos de todo el pueblo estaban atentos al libro de la ley.

Ver Capítulo

Nehemías 8:3 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Nehemías 8:3 - Nueva Version Internacional

y la leyó en presencia de ellos en la plaza que está frente a la puerta del Agua. Todo el pueblo estaba muy atento a la lectura del libro de la ley.

Ver Capítulo

Nehemías 8:3 - Dios habla hoy

y desde la mañana hasta el mediodía lo leyó en presencia de todos ellos, delante de la plaza que está frente a la puerta del agua. Todo el pueblo estaba atento a la lectura del libro de la ley.

Ver Capítulo

Nehemías 8:3 - Nueva Traducción Viviente

Se puso frente a la plaza, justo dentro de la entrada de la Puerta del Agua, desde temprano por la mañana hasta el mediodía y leyó en voz alta a todos los que podían entender. Todo el pueblo escuchó atentamente la lectura del libro de la ley.

Ver Capítulo

Nehemías 8:3 - Palabra de Dios para Todos

Desde el amanecer hasta el mediodía, Esdras leyó el libro de la ley en la plaza frente a la puerta de las Aguas. Todos los hombres y mujeres que escuchaban prestaron mucha atención a la lectura del libro.

Ver Capítulo

Nehemías 8:3 - Biblia de Jerusalén 1998

Leyó una parte en la plaza que está delante de la puerta del Agua, desde el alba hasta el mediodía, en presencia de los hombres, las mujeres y todos los que tenían uso de razón; y los oídos del pueblo estaban atentos al libro de la Ley.

Ver Capítulo

Nehemías 8:3 - Kadosh Israelita Mesiánica

De frente al lugar abierto frente a la Puerta del Agua, él leyó del libro a los hombres, mujeres y a los niños que podían entender desde temprano en la mañana hasta el mediodía; y todo el pueblo escuchó atentamente al rollo de la Toráh.

Ver Capítulo