x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Nehemías 6:9 - Biblia de las Americas

Nehemías 6:9

Porque todos ellos querían amedrentarnos, pensando: Ellos se desanimarán con la obra y no será hecha. Pero ahora, oh Dios, fortalece mis manos.

Ver Capítulo

Nehemías 6:9 - Reina Valera 1960

Porque todos ellos nos amedrentaban, diciendo: Se debilitarán las manos de ellos en la obra, y no será terminada. Ahora, pues, oh Dios, fortalece tú mis manos.

Ver Capítulo

Nehemías 6:9 - Traducción en Lenguaje Actual

Y es que ellos querían asustarnos, pensando que así dejaríamos de trabajar, pero yo le pedí a Dios que me ayudara a seguir trabajando con más fuerza aún.

Ver Capítulo

Nehemías 6:9 - Nueva Version Internacional

En realidad, lo que pretendían era asustarnos. Pensaban desanimarnos, para que no termináramos la obra. "Y ahora, Señor, ¡fortalece mis manos!"

Ver Capítulo

Nehemías 6:9 - Nueva Versión Internacional 1999

En realidad, lo que pretendían era asustarnos. Pensaban desanimarnos, para que no termináramos la obra. «Y ahora, Señor, ¡fortalece mis manos!»

Ver Capítulo

Nehemías 6:9 - Dios habla hoy

Pues ellos trataban de asustarnos, pensando que nos desanimaríamos y que no llevaríamos a cabo la obra; pero yo puse aún mayor empeño. [1]

Ver Capítulo

Nehemías 6:9 - Kadosh Israelita Mesiánica

Ellos todos estaban tratando de alarmarnos, pensando: "Esto debilitará sus manos los alejará del trabajo, y no será hecho." Por lo tanto, he fortalecido mis manos.

Ver Capítulo

Nehemías 6:9 - Nueva Traducción Viviente

Sólo trataban de intimidarnos, creían que podrían desalentarnos y detener la obra. De modo que seguí con el trabajo más decidido que nunca.*

Ver Capítulo

Nehemías 6:9 - La Biblia del Oso  RV1569

Porque todos ellos nos ponen miedo diziendo, Debilitarſehan las manos de ellos en la obra, y no ſera hecha. Esfuerça pues mis manos.

Ver Capítulo

Nehemías 6:9 - Reina Valera Antigua 1602

Porque todos ellos nos ponían miedo, diciendo: Debilitaránse las manos de ellos en la obra, y no será hecha. Esfuerza pues mis manos, oh Dios.

Ver Capítulo