x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Miqueas 7:3 - Biblia de las Americas

Miqueas 7:3

Para el mal las dos manos son diestras. El príncipe pide, y también el juez, una recompensa; el grande habla de lo que desea su alma, y juntos lo traman.

Ver Capítulo

Miqueas 7:3 - Reina Valera 1960

Para completar la maldad con sus manos, el príncipe demanda, y el juez juzga por recompensa; y el grande habla el antojo de su alma, y lo confirman.

Ver Capítulo

Miqueas 7:3 - Traducción en Lenguaje Actual

Los gobernantes y los jueces exigen dinero para favorecer a los ricos. Los poderosos dicen lo que quieren y siempre actúan con falsedad. ¡Son unos maestros para hacer lo malo!

Ver Capítulo

Miqueas 7:3 - Nueva Version Internacional

Nadie les gana en cuanto a hacer lo malo; funcionarios y jueces exigen soborno. Los magnates no hacen más que pedir, y todos complacen su codicia.

Ver Capítulo

Miqueas 7:3 - Nueva Versión Internacional 1999

Nadie les gana en cuanto a hacer lo malo; funcionarios y jueces exigen soborno. Los magnates no hacen más que pedir, y todos complacen su codicia.

Ver Capítulo

Miqueas 7:3 - Dios habla hoy

Son maestros en hacer lo malo; los funcionarios exigen recompensas, los jueces se dejan sobornar, los poderosos hacen lo que se les antoja y pervierten la ciudad.

Ver Capítulo

Miqueas 7:3 - Kadosh Israelita Mesiánica

Preparansus manos para el mal. ° |El príncipe pide su recompensa, ° el juez habla palabras halagadoras, ° es el deseo de sus almas. [32] °

Ver Capítulo

Miqueas 7:3 - Nueva Traducción Viviente

¡Con ambas manos son hábiles para hacer el mal! Tanto los funcionarios como los jueces exigen sobornos. La gente con influencia obtiene lo que quiere y juntos traman para torcer la justicia.

Ver Capítulo

Miqueas 7:3 - La Biblia del Oso  RV1569

Para perficionar la maldad con ſus manos, el Principe demanda, y el juez juzga por la paga: Y el grande habla el quebrantó de ſu anima, y fortalecenla.

Ver Capítulo

Miqueas 7:3 - Reina Valera Antigua 1602

Para completar la maldad con sus manos, el príncipe demanda, y el juez juzga por recompensa; y el grande habla el antojo de su alma, y lo confirman.

Ver Capítulo