x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Mateo 18:10 - Biblia de las Americas

Mateo 18:10

Mirad que no despreciéis a uno de estos pequeñitos, porque os digo que sus ángeles en los cielos contemplan siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos.

Ver Capítulo

Mateo 18:10 - Reina Valera 1960

Mirad que no menospreciéis a uno de estos pequeños; porque os digo que sus ángeles en los cielos ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos.

Ver Capítulo

Mateo 18:10 - Traducción en Lenguaje Actual

»Recuerden: No desprecien a ninguno de estos pequeños, porque a ellos los cuidan los ángeles del cielo.

Ver Capítulo

Mateo 18:10 - Nueva Version Internacional

"Miren que no menosprecien a uno de estos pequeños. Porque les digo que en el cielo los ángeles de ellos contemplan siempre el rostro de mi Padre celestial.*

Ver Capítulo

Mateo 18:10 - Nueva Versión Internacional 1999

Parábola de la oveja perdida 18:12-14-Lc 15:4-7 »Miren que no menosprecien a uno de estos pequeños. Porque les digo que en el cielo los ángeles de ellos contemplan siempre el rostro de mi Padre celestial.[o]

Ver Capítulo

Mateo 18:10 - Dios habla hoy

"No desprecien a ninguno de estos pequeños. Pues les digo que en el cielo los ángeles de ellos están mirando siempre el rostro de mi Padre celestial. [5]

Ver Capítulo

Mateo 18:10 - Kadosh Israelita Mesiánica

Miren que nunca desprecien a ninguno de estos pequeños; porque les digo que sus malajim continuamente están viendo el rostro de mi Padre en el Cielo.

Ver Capítulo

Mateo 18:10 - Nueva Traducción Viviente

»Cuidado con despreciar a cualquiera de estos pequeños. Les digo que, en el cielo, sus ángeles siempre están en la presencia de mi Padre celestial.*

Ver Capítulo

Mateo 18:10 - La Biblia del Oso  RV1569

Mirad no tẽgays en poco à alguno de eſtos pequeños: porque yo os digo q̃ ſus angeles en los cielos veen ſiempre la faz de mi Padre que eſtá en los cielos.

Ver Capítulo

Mateo 18:10 - Reina Valera Antigua 1602

Mirad no tengáis en poco á alguno de estos pequeños; porque os digo que sus ángeles en los cielos ven siempre la faz de mi Padre que está en los cielos.

Ver Capítulo