Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Marcos 3:5 - Biblia de las Americas

Marcos 3:5

Y mirándolos en torno con enojo, entristecido por la dureza de sus corazones, dijo* al hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y su mano quedó sana.

Ver Capítulo

Marcos 3:5 - Reina Valera 1960

Entonces, mirándolos alrededor con enojo, entristecido por la dureza de sus corazones, dijo al hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y la mano le fue restaurada sana.

Ver Capítulo

Marcos 3:5 - Traducción en Lenguaje Actual

Jesús miró con enojo a los que lo rodeaban y, al ver que eran muy tercos y no tenían amor, se puso muy triste. Entonces le dijo al enfermo: «Extiende la mano.» El hombre extendió la mano, y la mano le quedó sana.

Ver Capítulo

Marcos 3:5 - Nueva Version Internacional

Jesús se les quedó mirando, enojado y entristecido por la dureza de su corazón, y le dijo al hombre: --Extiende la mano. La extendió, y la mano le quedó restablecida.

Ver Capítulo

Marcos 3:5 - Dios habla hoy

Jesús miró entonces con enojo a los que le rodeaban, y entristecido por la dureza de su corazón le dijo a aquel hombre: –Extiende la mano. El hombre la extendió, y su mano quedó sana.

Ver Capítulo

Marcos 3:5 - Nueva Traducción Viviente

Jesús miró con enojo a los que lo rodeaban, profundamente entristecido por la dureza de su corazón. Entonces le dijo al hombre: «Extiende la mano». Así que el hombre la extendió, ¡y la mano quedó restaurada!

Ver Capítulo

Marcos 3:5 - Palabra de Dios para Todos

Entonces Jesús los miró a todos con enojo, sentía mucha tristeza porque eran muy tercos. Luego, Jesús le dijo al enfermo: -Extiende la mano. El hombre la extendió y la mano quedó sana.

Ver Capítulo

Marcos 3:5 - Biblia de Jerusalén 1998

Entonces, mirándoles con ira, apenado por la dureza de su corazón, dice al hombre: "Extiende la mano." Él la extendió y quedó restablecida su mano.

Ver Capítulo

Marcos 3:5 - Kadosh Israelita Mesiánica

Entonces, después de echarles una mirada, sintiendo ira por ellos y condolencia por la dureza de sus corazones, le dijo al hombre: "Extiende tu mano." Y él la extendió, y le quedó restaurada.

Ver Capítulo