x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Lucas 22:53 - Biblia de las Americas

Lucas 22:53

Cuando estaba con vosotros cada día en el templo, no me echasteis mano; pero esta hora y el poder de las tinieblas son vuestros.

Ver Capítulo

Lucas 22:53 - Reina Valera 1960

Habiendo estado con vosotros cada día en el templo, no extendisteis las manos contra mí; mas esta es vuestra hora, y la potestad de las tinieblas.

Ver Capítulo

Lucas 22:53 - Traducción en Lenguaje Actual

Todos los días estuve enseñando en el templo delante de ustedes, y nunca me arrestaron. Pero, bueno, el diablo los controla a ustedes, y él les mandó que lo hicieran ahora, porque es en la oscuridad cuando ustedes actúan.»

Ver Capítulo

Lucas 22:53 - Nueva Version Internacional

Todos los días estaba con ustedes en el templo, y no se atrevieron a ponerme las manos encima. Pero ya ha llegado la hora de ustedes, cuando reinan las tinieblas.

Ver Capítulo

Lucas 22:53 - Nueva Versión Internacional 1999

Todos los días estaba con ustedes en el templo, y no se atrevieron a ponerme las manos encima. Pero ya ha llegado la hora de ustedes, cuando reinan las tinieblas.

Ver Capítulo

Lucas 22:53 - Dios habla hoy

Todos los días he estado con ustedes en el templo, [13] y no trataron de arrestarme. Pero esta es la hora de ustedes, la hora del poder de las tinieblas. [14]

Ver Capítulo

Lucas 22:53 - Kadosh Israelita Mesiánica

Todos los días me sentaba allí con ustedes en los patios del Templo y aún no me arrestaron. Mas, esta es la hora de ustedes; la hora cuando reina la oscuridad."

Ver Capítulo

Lucas 22:53 - Nueva Traducción Viviente

¿Por qué no me arrestaron en el templo? Estuve allí todos los días. Pero éste es el momento de ustedes, el tiempo en que reina el poder de la oscuridad».

Ver Capítulo

Lucas 22:53 - La Biblia del Oso  RV1569

Auiendo eſtado con voſotros cada dia enel Templo, no eſtendiſtes las manos en mi: mas eſta es vueſtra hora, y la poteſtad de las tinieblas.

Ver Capítulo

Lucas 22:53 - Reina Valera Antigua 1602

Habiendo estado con vosotros cada día en el templo, no extendisteis las manos contra mí; mas ésta es vuestra hora, y la potestad de las tinieblas.

Ver Capítulo