Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Levítico 26:22 - Biblia de las Americas

Levítico 26:22

"Soltaré entre vosotros las fieras del campo que os privarán de vuestros hijos, destruirán vuestro ganado y os reducirán en número de manera que vuestros caminos queden desiertos.

Ver Capítulo

Levítico 26:22 - Reina Valera 1960

Enviaré también contra vosotros bestias fieras que os arrebaten vuestros hijos, y destruyan vuestro ganado, y os reduzcan en número, y vuestros caminos sean desiertos.

Ver Capítulo

Levítico 26:22 - Traducción en Lenguaje Actual

Dejaré que los animales salvajes los ataquen, y que se coman a sus hijos y a su ganado. Los que aún queden con vida serán tan pocos que los caminos se verán desiertos.

Ver Capítulo

Levítico 26:22 - Nueva Version Internacional

Lanzaré sobre ustedes fieras salvajes, que les arrebatarán sus hijos y destruirán su ganado. De tal manera los diezmarán, que sus caminos quedarán desiertos.

Ver Capítulo

Levítico 26:22 - Dios habla hoy

Lanzaré sobre ustedes bestias salvajes que los dejarán sin hijos, que despedazarán sus ganados y que reducirán el número de ustedes hasta que no haya quien transite por sus caminos.

Ver Capítulo

Levítico 26:22 - Nueva Traducción Viviente

Enviaré animales salvajes que los privarán de sus hijos y destruirán su ganado. Ustedes disminuirán en número y sus caminos quedarán desiertos.

Ver Capítulo

Levítico 26:22 - Palabra de Dios para Todos

Enviaré contra ustedes bestias salvajes que se les arrebatarán a sus hijos y acabarán con sus animales. Eso hará que ustedes queden reducidos a unos cuantos y que sus caminos queden desolados.

Ver Capítulo

Levítico 26:22 - Biblia de Jerusalén 1998

Soltaré contra vosotros las fieras salvajes, que os privarán de vuestros hijos, exterminarán vuestro ganado y os reducirán a unos pocos, hasta que vuestros caminos queden desiertos.

Ver Capítulo

Levítico 26:22 - Kadosh Israelita Mesiánica

Yo mandaré animales salvajes entre ustedes; ellos les robarán de sus hijos, destruirán sus animales de cría y reducirán sus números, hasta que sus caminos estén desiertos.

Ver Capítulo