x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Jueces 5:26 - Biblia de las Americas

Jueces 5:26

Extendió ella la mano hacia la estaca de la tienda, y su diestra hacia el martillo de trabajadores. Entonces golpeó a Sísara, desbarató su cabeza; destruyó y perforó sus sienes.

Ver Capítulo

Jueces 5:26 - Reina Valera 1960

Tendió su mano a la estaca, Y su diestra al mazo de trabajadores, Y golpeó a Sísara; hirió su cabeza, Y le horadó, y atravesó sus sienes.

Ver Capítulo

Jueces 5:26 - Traducción en Lenguaje Actual

Con una mano tomaste una estaca, y con la otra, un martillo. De un golpe le aplastaste la cabeza.

Ver Capítulo

Jueces 5:26 - Nueva Version Internacional

Su mano izquierda tomó la estaca, su mano derecha, el mazo de trabajo. Golpeó a Sísara, le machacó la cabeza y lo remató atravesándole las sienes.

Ver Capítulo

Jueces 5:26 - Nueva Versión Internacional 1999

Su mano izquierda tomó la estaca, su mano derecha, el mazo de trabajo. Golpeó a Sísara, le machacó la cabeza y lo remató atravesándole las sienes.

Ver Capítulo

Jueces 5:26 - Dios habla hoy

Tendió su mano a la estaca, su diestra al mazo de los trabajadores, y golpeó a Sísara: Hirió su cabeza, le horadó y atravesó sus sienes.

Ver Capítulo

Jueces 5:26 - Kadosh Israelita Mesiánica

Luego ella tomó una estaca de la tienda en su mano izquierda y un mazo de carpintero en su derecha; con el mazo hirió a Sisra, atravesó su cráneo, sí, ella hizo añicos y machacó sus sienes.

Ver Capítulo

Jueces 5:26 - Nueva Traducción Viviente

Después tomó una estaca con la mano izquierda, y con la derecha, el martillo del trabajador. Golpeó a Sísara con el martillo y le aplastó la cabeza; con un terrible golpe le atravesó las sienes.

Ver Capítulo

Jueces 5:26 - La Biblia del Oso  RV1569

Su mano tendio àl eſtaca, y ſu dieſtra al maço de trabajadores; y majó à Siſara: quitóle la cabeça; hirió, y paßó ſus ſienes.

Ver Capítulo

Jueces 5:26 - Reina Valera Antigua 1602

Su mano tendió á la estaca, Y su diestra al mazo de trabajadores; Y majó á Sísara, hirió su cabeza, Llagó y atravesó sus sienes.

Ver Capítulo