x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Juan 7:18 - Biblia de las Americas

Juan 7:18

El que habla de sí mismo busca su propia gloria; pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero y no hay injusticia en El.

Ver Capítulo

Juan 7:18 - Reina Valera 1960

El que habla por su propia cuenta, su propia gloria busca; pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero, y no hay en él injusticia.

Ver Capítulo

Juan 7:18 - Traducción en Lenguaje Actual

Quien habla por su propia cuenta sólo quiere que la gente lo admire. Pero yo sólo deseo que mi Padre, que me envió, reciba el honor que le corresponde; por eso siempre digo la verdad.

Ver Capítulo

Juan 7:18 - Nueva Version Internacional

El que habla por cuenta propia busca su vanagloria; en cambio, el que busca glorificar al que lo envió es una persona íntegra y sin doblez.

Ver Capítulo

Juan 7:18 - Nueva Versión Internacional 1999

El que habla por cuenta propia busca su vanagloria; en cambio, el que busca glorificar al que lo envió es una persona íntegra y sin doblez.

Ver Capítulo

Juan 7:18 - Dios habla hoy

El que habla por su cuenta, busca su propia gloria; pero quien busca la gloria del que lo envió, ese dice la verdad y en él no hay nada reprochable.

Ver Capítulo

Juan 7:18 - Kadosh Israelita Mesiánica

Una persona que habla por su propia cuenta está tratando de recibir alabanza para sí mismo; pero la persona que quiere recibir alabanza para el que la envió es honesta, y no hay nada falso en El.

Ver Capítulo

Juan 7:18 - Nueva Traducción Viviente

Los que hablan por su propia cuenta buscan su propia gloria, pero el que busca honrar a quien lo envió, habla con la verdad, no con mentiras.

Ver Capítulo

Juan 7:18 - La Biblia del Oso  RV1569

Elq̃ habla de ſi miſmo, gloria propria buſca: mas elq̃ buſca la gloria del q̃ lo embió, eſte es verdadero, y no ay en el injuſticia.

Ver Capítulo

Juan 7:18 - Reina Valera Antigua 1602

El que habla de sí mismo, su propia gloria busca; mas el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero, y no hay en él injusticia.

Ver Capítulo