x

Biblia Online

Anuncios



Josué 2:3 - Biblia de las Americas

Josué 2:3

Entonces el rey de Jericó mandó decir a Rahab: Saca a los hombres que han venido a ti, que han entrado en tu casa, porque han venido para reconocer toda la tierra.

Ver Capítulo

Josué 2:3 - Biblia Reina Valera 1960

Entonces el rey de Jericó envió a decir a Rahab: Saca a los hombres que han venido a ti, y han entrado a tu casa; porque han venido para espiar toda la tierra.

Ver Capítulo

Josué 2:3 - Biblia Traducción en Lenguaje Actual

mandó a decirle a Rahab: —En tu casa hay dos espías. ¡Mándamelos para acá!

Ver Capítulo

Josué 2:3 - Biblia Nueva Version Internacional

Así que le envió a Rajab el siguiente mensaje: 'Echa fuera a los hombres que han entrado en tu casa, pues vinieron a espiar nuestro país.'

Ver Capítulo

Josué 2:3 - Biblia Nueva Versión Internacional 1999

Así que le envió a Rajab el siguiente mensaje: «Echa fuera a los hombres que han entrado en tu casa, pues vinieron a espiar nuestro país.»

Ver Capítulo

Josué 2:3 - Biblia Dios habla hoy

Entonces el rey mandó a decir a Rahab: –Saca a los hombres que vinieron a verte y que están en tu casa, porque son espías.

Ver Capítulo

Josué 2:3 - Biblia Kadosh Israelita Mesiánica

El rey de Yerijo envió un mensaje a Rajav: 'Saca a los hombres que han venido a ti y se están quedando en tu casa, porque han venido a reconocer toda la tierra.'

Ver Capítulo

Josué 2:3 - Biblia Nueva Traducción Viviente

Entonces el rey de Jericó le envío una orden a Rahab: «Saca fuera a los hombres que llegaron a tu casa, porque han venido a espiar todo el territorio».

Ver Capítulo

Josué 2:3 - La Biblia del Oso  RV 1569

Entonces el rey de Iericho embió à Raab diziẽdo: Saca fuera los hombres que han venido à ti, y han entrado en tu caſa: porque han venido à eſpiar toda la tierra.

Ver Capítulo

Josué 2:3 - Biblia Reina Valera Antigua 1602 (Biblia del Cántaro)

Entonces el rey de Jericó, envió á decir á Rahab: Saca fuera los hombres que han venido á ti, y han entrado en tu casa; porque han venido á espiar toda la tierra.

Ver Capítulo