x

Biblia Online

Anuncios






Jeremías 51:7 - Biblia de las Americas

Jeremías 51:7

Copa de oro ha sido Babilonia en la mano del SEÑOR, que embriagaba toda la tierra. De su vino bebieron las naciones; se enloquecieron, por tanto, las naciones.

Ver Capítulo

Jeremías 51:7 - Biblia Reina Valera 1960

Copa de oro fue Babilonia en la mano de Jehová, que embriagó a toda la tierra; de su vino bebieron los pueblos; se aturdieron, por tanto, las naciones.

Ver Capítulo

Jeremías 51:7 - Biblia Traducción en Lenguaje Actual

Babilonia fue en mis manos como una fina copa de oro; todo el mundo bebió de esa copa y con el vino se emborrachó.

Ver Capítulo

Jeremías 51:7 - Biblia Nueva Version Internacional

En la mano del Señor que embriagaba a toda la tierra. y se enloquecieron.

Ver Capítulo

Jeremías 51:7 - Biblia Nueva Versión Internacional 1999

En la mano del Señor Babilonia era una copa de oro que embriagaba a toda la tierra. Las naciones bebieron de su vino y se enloquecieron.

Ver Capítulo

Jeremías 51:7 - Biblia Dios habla hoy

Babilonia era en mi mano una copa de oro que embriagaba a todo el mundo. Las naciones bebían de ese vino y perdían el sentido.

Ver Capítulo

Jeremías 51:7 - Biblia Kadosh Israelita Mesiánica

Bavel fue una copa de oro en las manos de YAHWEH; ° hizo que toda la tierra se emborrachara – las naciones bebieron su vino; a causa de esto las naciones han perdido sus sentidos.

Ver Capítulo

Jeremías 51:7 - Biblia Nueva Traducción Viviente

Babilonia ha sido como copa de oro en las manos del SEÑOR, copa que hizo emborrachar a todo el mundo. Las naciones bebieron del vino de Babilonia y se enloquecieron.

Ver Capítulo

Jeremías 51:7 - La Biblia del Oso  RV 1569

Vaſo de oro fue Babylonia en la mano de Iehoua, que embriaga toda la tierra: de ſu vino beuieron las gentes, portanto enloquecerán las gentes.

Ver Capítulo

Jeremías 51:7 - Biblia Reina Valera Antigua 1602 (Biblia del Cántaro)

Vaso de oro fué Babilonia en la mano de Jehová, que embriaga toda la tierra: de su vino bebieron las gentes; aturdiéronse por tanto las naciones.

Ver Capítulo

¿Te ha sido útil este artículo?