x
Biblia Todo Logo

Biblia Online


Jeremías 4:26 - Biblia de las Americas

Jeremías 4:26

Miré, y he aquí que la tierra fértil era un desierto, y todas sus ciudades estaban arrasadas delante del SEÑOR, delante del ardor de su ira.

Ver Capítulo

Jeremías 4:26 - Reina Valera 1960

Miré, y he aquí el campo fértil era un desierto, y todas sus ciudades eran asoladas delante de Jehová, delante del ardor de su ira.

Ver Capítulo

Jeremías 4:26 - Traducción en Lenguaje Actual

La tierra que antes era fértil ahora parece un desierto. ¡Todas las ciudades están en ruinas! Dios, en su terrible enojo, hizo que todo esto sucediera».

Ver Capítulo

Jeremías 4:26 - Nueva Version Internacional

Miré, y la tierra fértil era un desierto; yacían en ruinas todas las ciudades, por la acción del Señor, por causa de su ardiente ira.

Ver Capítulo

Jeremías 4:26 - Nueva Versión Internacional 1999

Miré, y la tierra fértil era un desierto; yacían en ruinas todas las ciudades, por la acción del Señor, por causa de su ardiente ira.

Ver Capítulo

Jeremías 4:26 - Dios habla hoy

Miré y vi los jardines convertidos en desierto, y todas las ciudades estaban en ruinas. La ira terrible del Señor había causado todo esto.

Ver Capítulo

Jeremías 4:26 - Kadosh Israelita Mesiánica

Miré y los campos fértiles [Karmel] estaban desiertos, ° todas las ciudades de La Tierra estaban arrasadas a la presencia de YAHWEH, y a la presencia de su ira ardiente fueron totalmente destruidas. °

Ver Capítulo

Jeremías 4:26 - Nueva Traducción Viviente

Miré y los terrenos fértiles se habían convertido en desiertos; las ciudades estaban en ruinas, destruidas por la ira feroz del SEÑOR.

Ver Capítulo

Jeremías 4:26 - La Biblia del Oso  RV1569

Miré, y heaqui el Carmelo deſierto, y todas ſus ciudades eran aßoladas à la preſencia de Iehoua, à la preſencia de la yra de ſu furor.

Ver Capítulo

Jeremías 4:26 - Reina Valera Antigua 1602

Miré, y he aquí el Carmelo desierto, y todas sus ciudades eran asoladas á la presencia de Jehová, á la presencia del furor de su ira.

Ver Capítulo