Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Jeremías 34:7 - Biblia de las Americas

Jeremías 34:7

mientras el ejército del rey de Babilonia peleaba contra Jerusalén y contra todas las ciudades que quedaban en Judá, es decir, Laquis y Azeca, pues sólo éstas quedaban como ciudades fortificadas entre las ciudades de Judá.

Ver Capítulo

Jeremías 34:7 - Reina Valera 1960

Y el ejército del rey de Babilonia peleaba contra Jerusalén, y contra todas las ciudades de Judá que habían quedado, contra Laquis y contra Azeca; porque de las ciudades fortificadas de Judá éstas habían quedado.

Ver Capítulo

Jeremías 34:7 - Traducción en Lenguaje Actual

Mientras tanto, el ejército del rey de Babilonia estaba atacando las ciudades de Jerusalén, Laquis y Azeca. Estas ciudades eran las únicas protegidas por grandes murallas, y por eso aún no habían sido conquistadas.

Ver Capítulo

Jeremías 34:7 - Nueva Version Internacional

Mientras tanto, el ejército del rey de Babilonia estaba combatiendo contra Jerusalén y contra las ciudades de Judá que aún quedaban, es decir, Laquis y Azeca, que eran las únicas ciudades fortificadas.

Ver Capítulo

Jeremías 34:7 - Dios habla hoy

Entre tanto, el ejército del rey de Babilonia estaba atacando Jerusalén, Laquis y Azecá, las únicas ciudades fortificadas de Judá que aún quedaban.

Ver Capítulo

Jeremías 34:7 - Nueva Traducción Viviente

En ese tiempo, el ejército babilónico sitiaba Jerusalén, Laquis y Azeca, las únicas ciudades fortificadas de Judá que todavía no habían sido conquistadas.

Ver Capítulo

Jeremías 34:7 - Palabra de Dios para Todos

El ejército del rey de Babilonia estaba atacando Jerusalén, Laquis y Azeca, que eran las únicas ciudades fortificadas que aún quedaban en Judá.

Ver Capítulo

Jeremías 34:7 - Biblia de Jerusalén 1998

mientras las fuerzas del rey de Babilonia atacaban a Jerusalén y a todas las ciudades de Judá que quedaban: a Laquis y Azecá, pues estas dos plazas fuertes habían quedado de todas las ciudades de Judá.

Ver Capítulo

Jeremías 34:7 - Kadosh Israelita Mesiánica

en el tiempo cuando el ejército del rey de Bavel estaba peleando contra Yerushalayim y contra todas las ciudades que quedaban de Yahudáh – esto es: Contra Lajish y Azekah, puesto que éstas eran las únicas ciudades fortificadas de Yahudáh que quedaban.[167]

Ver Capítulo