x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Isaías 8:4 - Biblia de las Americas

Isaías 8:4

porque antes que el niño sepa clamar "padre mío" o "madre mía", la riqueza de Damasco y el botín de Samaria serán llevados ante el rey de Asiria.

Ver Capítulo

Isaías 8:4 - Reina Valera 1960

Porque antes que el niño sepa decir: Padre mío, y Madre mía, será quitada la riqueza de Damasco y los despojos de Samaria delante del rey de Asiria.

Ver Capítulo

Isaías 8:4 - Traducción en Lenguaje Actual

Porque antes que el niño aprenda a decir “mamá” y “papá”, el rey de Asiria destruirá las ciudades de Damasco y Samaria, y se quedará con todas sus riquezas».

Ver Capítulo

Isaías 8:4 - Nueva Version Internacional

Antes de que el niño aprenda a decir papá y mamá, la riqueza de Damasco y el botín de Samaria serán llevados ante el rey de Asiria."

Ver Capítulo

Isaías 8:4 - Nueva Versión Internacional 1999

Antes de que el niño aprenda a decir “papá”y “mamá”, la riqueza de Damasco y el botín de Samaria serán llevados ante el rey de Asiria.»

Ver Capítulo

Isaías 8:4 - Dios habla hoy

Porque antes de que el niño sepa decir 'papá' y 'mamá', Damasco y Samaria serán saqueadas, y sus riquezas serán llevadas al rey de Asiria."

Ver Capítulo

Isaías 8:4 - Kadosh Israelita Mesiánica

porque antes de que el niño sepa gemir '¡Eema!' [Madre mía] y '¡Abba!' [Padre mío], las riquezas de Dammesek y los despojos de Shomron serán llevados, y dados al rey de Ashur."[42]

Ver Capítulo

Isaías 8:4 - Nueva Traducción Viviente

Pues antes de que este hijo tenga edad suficiente para decir “papá” o “mamá”, el rey de Asiria se llevará la abundancia de Damasco y las riquezas de Samaria».

Ver Capítulo

Isaías 8:4 - La Biblia del Oso  RV1569

Porque antes que el niño ſepa dezir, PADRE MIO, Y MADRE MIA, quitará la fuerça de Damaſco: y los deſpojos de Samaria ſeran en la preſencia del Rey de Aßyria.

Ver Capítulo

Isaías 8:4 - Reina Valera Antigua 1602

Porque antes que el niño sepa decir, Padre mío, y Madre mía, será quitada la fuerza de Damasco y los despojos de Samaria, en la presencia del rey de Asiria.

Ver Capítulo