Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Isaías 63:5 - Biblia de las Americas

Isaías 63:5

Miré, y no había quien ayudara, me asombré de que no hubiera quien apoyara; entonces me salvó mi brazo, y fue mi furor el que me sostuvo.

Ver Capítulo

Isaías 63:5 - Reina Valera 1960

Miré, y no había quien ayudara, y me maravillé que no hubiera quien sustentase; y me salvó mi brazo, y me sostuvo mi ira.

Ver Capítulo

Isaías 63:5 - Traducción en Lenguaje Actual

Miré, y vi con sorpresa que nadie estaba dispuesto a ayudarme. Fue mi poder el que me dio la victoria;

Ver Capítulo

Isaías 63:5 - Nueva Version Internacional

Miré, pero no hubo quien me ayudara, me asombró que nadie me diera apoyo. Mi propio brazo me dio la victoria; ¡mi propia ira me sostuvo!

Ver Capítulo

Isaías 63:5 - Dios habla hoy

Miré, y no había quien me ayudara; quedé admirado de que nadie me apoyara. Mi brazo me dio la victoria y mi ira me sostuvo.

Ver Capítulo

Isaías 63:5 - Nueva Traducción Viviente

Estaba asombrado al ver que nadie intervenía para ayudar a los oprimidos. Así que yo mismo me interpuse para salvarlos con mi brazo fuerte, y mi ira me sostuvo.

Ver Capítulo

Isaías 63:5 - Palabra de Dios para Todos

Miré, pero no encontré ayudante. Estaba impresionado, pero no hubo quien me apoyara. Mi propio poder me dio la victoria y mi enojo me sirvió de apoyo.

Ver Capítulo

Isaías 63:5 - Biblia de Jerusalén 1998

Miré bien y no había auxiliador; me asombré de que no hubiera quien apoyase. Así que me salvó mi propio brazo, y fue mi furia la que me sostuvo.

Ver Capítulo

Isaías 63:5 - Kadosh Israelita Mesiánica

Yo miré pero no había quien me ayudara, ° y me asombré que nadie me apoyara. Por lo tanto mi propio Brazo les trajo salvación, ° y mi propia furia me sostuvo.

Ver Capítulo