x

Biblia Online

Anuncios


Isaías 51:7 - Biblia de las Americas

Isaías 51:7

Escuchadme, vosotros que conocéis la justicia, pueblo en cuyo corazón está mi ley. No temáis el oprobio del hombre, ni os desalentéis a causa de sus ultrajes.

Ver Capítulo

Isaías 51:7 - Reina Valera 1960

Oídme, los que conocéis justicia, pueblo en cuyo corazón está mi ley. No temáis afrenta de hombre, ni desmayéis por sus ultrajes.

Ver Capítulo

Isaías 51:7 - Traducción en Lenguaje Actual

»Escúchenme, ustedes que saben lo que es bueno y que conocen mi ley. No teman ni se desalienten por los insultos de la gente,

Ver Capítulo

Isaías 51:7 - Nueva Version Internacional

"Escúchenme, ustedes que conocen lo que es recto; pueblo que lleva mi *ley en su *corazón: No teman el reproche de los *hombres, ni se desalienten por sus insultos,

Ver Capítulo

Isaías 51:7 - Nueva Versión Internacional 1999

»Escúchenme, ustedes que conocen lo que es recto; pueblo que lleva mi ley en su corazón: No teman el reproche de los hombres, ni se desalienten por sus insultos,

Ver Capítulo

Isaías 51:7 - Dios habla hoy

"Escúchenme, ustedes que saben lo que es justo, pueblo que toma en serio mi enseñanza. No teman las injurias de los hombres, no se dejen deprimir por sus insultos,

Ver Capítulo

Isaías 51:7 - Kadosh Israelita Mesiánica

"Escúchenme, ustedes que conocen juicio, ° tú, pueblo, que tienes mi Toráh en tu corazón: ° No temas de la afrenta de los pueblos, ° no te enojes por sus insultos.

Ver Capítulo

Isaías 51:7 - Nueva Traducción Viviente

»Escúchenme, ustedes que distinguen entre lo bueno y lo malo, ustedes que atesoran mi ley en el corazón. No teman las burlas de la gente, ni tengan miedo de sus insultos.

Ver Capítulo

Isaías 51:7 - La Biblia del Oso  RV1569

Oydme, los que conoceys juſticia: Pueblo en cuyo coraçô eſtá mi ley: No temays affrenta de hombre, ni deſmayeys por ſus denueſtos:

Ver Capítulo

Isaías 51:7 - Reina Valera Antigua 1602

Oidme, los que conocéis justicia, pueblo en cuyo corazón está mi ley. No temáis afrenta de hombre, ni desmayéis por sus denuestos.

Ver Capítulo