x

Biblia Online

Anuncios


Isaías 5:28 - Biblia de las Americas

Isaías 5:28

Sus flechas están afiladas y todos sus arcos entesados; los cascos de sus caballos son como pedernal y las ruedas de sus carros como torbellino.

Ver Capítulo

Isaías 5:28 - Reina Valera 1960

Sus saetas estarán afiladas, y todos sus arcos entesados; los cascos de sus caballos parecerán como de pedernal, y las ruedas de sus carros como torbellino.

Ver Capítulo

Isaías 5:28 - Traducción en Lenguaje Actual

»Ya han preparado sus arcos, y han afilado sus flechas. Los cascos de sus caballos son duros como las piedras; las ruedas de sus carros avanzan con rapidez.

Ver Capítulo

Isaías 5:28 - Nueva Version Internacional

Sus flechas son puntiagudas, tensos todos sus arcos; parecen pedernal los cascos de sus caballos, y torbellino las ruedas de sus carros.

Ver Capítulo

Isaías 5:28 - Nueva Versión Internacional 1999

Sus flechas son puntiagudas, tensos todos sus arcos; parecen pedernal los cascos de sus caballos, y torbellino las ruedas de sus carros.

Ver Capítulo

Isaías 5:28 - Dios habla hoy

Tienen las flechas bien agudas y todos sus arcos bien tensos. Los cascos de sus caballos son como dura piedra, y como un torbellino las ruedas de sus carros;

Ver Capítulo

Isaías 5:28 - Kadosh Israelita Mesiánica

Sus saetas están afiladas, ° y sus arcos están tensos, los cascos de sus caballos son como pedernal, ° y las ruedas de sus carruajes como torbellino.

Ver Capítulo

Isaías 5:28 - Nueva Traducción Viviente

Sus flechas estarán afiladas y sus arcos listos para la batalla. De los cascos de sus caballos saltarán chispas, y las ruedas de sus carros de guerra girarán como un torbellino.

Ver Capítulo

Isaías 5:28 - La Biblia del Oso  RV1569

Sus ſaetas amoladas, y todos ſus arcos enteſados: Las vñas de ſus cauallos parecerán como de pedernal: y las ruedas de ſus carros como toruellino.

Ver Capítulo

Isaías 5:28 - Reina Valera Antigua 1602

Sus saetas amoladas, y todos sus arcos entesados; las uñas de sus caballos parecerán como de pedernal, y las ruedas de sus carros como torbellino.

Ver Capítulo