x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Isaías 44:20 - Biblia de las Americas

Isaías 44:20

Se alimenta de cenizas; el corazón engañado le ha extraviado. A sí mismo no se puede librar, ni decir: ¿No es mentira lo que tengo en mi diestra?

Ver Capítulo

Isaías 44:20 - Reina Valera 1960

De ceniza se alimenta; su corazón engañado le desvía, para que no libre su alma, ni diga: ¿No es pura mentira lo que tengo en mi mano derecha?

Ver Capítulo

Isaías 44:20 - Traducción en Lenguaje Actual

Esa gente se deja engañar por ideas falsas, y no es capaz de entender que lo que tiene en sus manos es pura mentira».

Ver Capítulo

Isaías 44:20 - Nueva Version Internacional

Se alimentan de cenizas, se dejan engañar por su iluso *corazón, no pueden salvarse a sí mismos, ni decir: "¡Lo que tengo en mi diestra es una mentira!"

Ver Capítulo

Isaías 44:20 - Nueva Versión Internacional 1999

Se alimentan de cenizas, se dejan engañar por su iluso corazón, no pueden salvarse a sí mismos, ni decir: «¡Lo que tengo en mi diestra es una mentira!»

Ver Capítulo

Isaías 44:20 - Dios habla hoy

Verdaderamente, es como comer ceniza. Es dejarse engañar por ideas falsas. Esas personas no podrán salvarse. No serán capaces de entender que lo que tienen en sus manos es pura mentira.

Ver Capítulo

Isaías 44:20 - Kadosh Israelita Mesiánica

¡El está confiando en cenizas! Un corazón engañoso lo ha llevado al extravío; así que ahora no se salvará a sí, y no dirá: "¡Esta cosa en mi mano es un fraude!" °

Ver Capítulo

Isaías 44:20 - Nueva Traducción Viviente

El pobre iluso se alimenta de cenizas; confía en algo que no puede ayudarlo en absoluto. Sin embargo, no es capaz de preguntarse: «Este ídolo que tengo en la mano, ¿no será una mentira?».

Ver Capítulo

Isaías 44:20 - La Biblia del Oso  RV1569

La ceniza apacienta: ſu coraçon engañado lo inclina, paraque no libre ſu anima, y diga, No eſtá la mentira àmi mano derecha?

Ver Capítulo

Isaías 44:20 - Reina Valera Antigua 1602

De ceniza se apacienta; su corazón engañado le desvía, para que no libre su alma, ni diga: ¿No hay una mentira á mi mano derecha?

Ver Capítulo