Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Hechos 25:16 - Biblia de las Americas

Hechos 25:16

Yo les respondí que no es costumbre de los romanos entregar a un hombre sin que antes el acusado confronte a sus acusadores, y tenga la oportunidad de defenderse de los cargos.

Ver Capítulo

Hechos 25:16 - Reina Valera 1960

A éstos respondí que no es costumbre de los romanos entregar alguno a la muerte antes que el acusado tenga delante a sus acusadores, y pueda defenderse de la acusación.

Ver Capítulo

Hechos 25:16 - Traducción en Lenguaje Actual

Pero les dije que nosotros, los romanos, no acostumbramos ordenar la muerte de nadie sin que esa persona tenga la oportunidad de ver a sus acusadores y defenderse.

Ver Capítulo

Hechos 25:16 - Nueva Version Internacional

Les respondí que no es costumbre de los romanos entregar a ninguna persona sin antes concederle al acusado un careo con sus acusadores, y darle la oportunidad de defenderse de los cargos.

Ver Capítulo

Hechos 25:16 - Dios habla hoy

yo les contesté que la autoridad romana no acostumbra condenar a muerte a nadie sin que antes el acusado pueda verse cara a cara con los que lo acusan, para defenderse de la acusación.

Ver Capítulo

Hechos 25:16 - Nueva Traducción Viviente

Les hice ver que la ley romana no declara culpable a nadie sin antes tener un juicio. El acusado debe tener una oportunidad para que confronte a sus acusadores y se defienda.

Ver Capítulo

Hechos 25:16 - Palabra de Dios para Todos

Yo les respondí que 'cuando alguien es acusado de algún delito, los romanos no lo entregan a otra gente para que lo juzgue. Primero, el hombre debe enfrentar a los que lo están acusando y se le debe permitir que se defienda de los cargos que tienen en su contra'.

Ver Capítulo

Hechos 25:16 - Biblia de Jerusalén 1998

Yo les respondí que no es costumbre de los romanos entregar a un hombre antes de que el acusado tenga ante sí a los acusadores y se le dé la posibilidad de defenderse de la acusación.

Ver Capítulo

Hechos 25:16 - Kadosh Israelita Mesiánica

Mi respuesta a ellos fue que no es la costumbre con los Romanos entregar a un acusado, sólo por conceder un favor, antes que el acusado tenga cara a cara a sus acusadores y tenga la oportunidad de defenderse de las acusaciones.

Ver Capítulo