Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Hebreos 3:6 - Biblia de las Americas

Hebreos 3:6

pero Cristo fue fiel como Hijo sobre la casa de Dios, cuya casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin nuestra confianza y la gloria de nuestra esperanza.

Ver Capítulo

Hebreos 3:6 - Reina Valera 1960

pero Cristo como hijo sobre su casa, la cual casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin la confianza y el gloriarnos en la esperanza.

Ver Capítulo

Hebreos 3:6 - Traducción en Lenguaje Actual

Pero Cristo, que es el Hijo de Dios, es obediente y ayuda a este pueblo de Dios, que somos nosotros. Y nosotros somos parte de ese pueblo, si seguimos creyendo firmemente y con alegría en la salvación que recibiremos.

Ver Capítulo

Hebreos 3:6 - Nueva Version Internacional

Cristo, en cambio, es fiel como Hijo al frente de la casa de Dios. Y esa casa somos nosotros, con tal que mantengamos* nuestra confianza y la esperanza que nos enorgullece.

Ver Capítulo

Hebreos 3:6 - Dios habla hoy

Pero Cristo, como Hijo, es fiel sobre esta casa de Dios que somos nosotros mismos, si mantenemos la seguridad y la alegría en la esperanza que tenemos.

Ver Capítulo

Hebreos 3:6 - Nueva Traducción Viviente

Pero Cristo, como Hijo, está a cargo de toda la casa de Dios. Y nosotros somos la casa de Dios si nos armamos de valor y permanecemos confiados en nuestra esperanza en Cristo.*

Ver Capítulo

Hebreos 3:6 - Palabra de Dios para Todos

Pero Cristo dirige la familia de Dios como un hijo fiel. Somos la familia de Dios siempre y cuando nos mantengamos seguros y confiados de hablar abiertamente de la esperanza que tenemos.

Ver Capítulo

Hebreos 3:6 - Biblia de Jerusalén 1998

pero Cristo lo fue como hijo, al frente de su propia casa, que somos nosotros, si es que mantenemos la confianza y nos gloriamos en la esperanza.

Ver Capítulo

Hebreos 3:6 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pero el Mashíaj, como Hijo, fue completamente fiel sobre la casa de YAHWEH, y nosotros somos esa casa de El, siempre que nos sujetemos firmemente al valor y confianza inspirados por lo que aguardamos esperanzados.

Ver Capítulo