Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Hebreos 11:12 - Biblia de las Americas

Hebreos 11:12

Por lo cual también nació de uno (y éste casi muerto con respecto a esto) una descendencia COMO LAS ESTRELLAS DEL CIELO EN NUMERO, E INNUMERABLE COMO LA ARENA QUE ESTA A LA ORILLA DEL MAR.

Ver Capítulo

Hebreos 11:12 - Reina Valera 1960

Por lo cual también, de uno, y ése ya casi muerto, salieron como las estrellas del cielo en multitud, y como la arena innumerable que está a la orilla del mar.

Ver Capítulo

Hebreos 11:12 - Traducción en Lenguaje Actual

Por eso Abraham, aun cuando ya iba a morir, pudo tener tantos descendientes como las estrellas del cielo y como la arena que hay a la orilla del mar. ¡Nadie puede contarlos!

Ver Capítulo

Hebreos 11:12 - Nueva Version Internacional

Así que de este solo hombre, ya en decadencia, nacieron descendientes numerosos como las estrellas del cielo e incontables como la arena a la orilla del mar.

Ver Capítulo

Hebreos 11:12 - Dios habla hoy

Así que Abraham, aunque y a próximo al fin de sus días, llegó a tener descendientes tan numerosos como las estrellas del cielo y como la arena de la orilla del mar, que no se puede contar. [9]

Ver Capítulo

Hebreos 11:12 - Nueva Traducción Viviente

Así que una nación entera provino de este solo hombre, quien estaba casi muerto en cuanto a tener hijos; una nación con tantos habitantes que, como las estrellas de los cielos y la arena de la orilla del mar, es imposible contar.

Ver Capítulo

Hebreos 11:12 - Palabra de Dios para Todos

Este hombre estaba ya muy viejo, casi en sus últimos días, pero tuvo tantos descendientes que no se pueden contar, tan numerosos como las estrellas del cielo y como los granos de arena de la playa.

Ver Capítulo

Hebreos 11:12 - Biblia de Jerusalén 1998

Por lo cual también de uno solo y ya marcado por la muerte, nacieron hijos, numerosos como las estrellas del cielo, incontables como la arena de las playas.

Ver Capítulo

Hebreos 11:12 - Kadosh Israelita Mesiánica

Por lo cual, este hombre que estaba virtualmente muerto engendró zera, tan numerosos como las estrellas del firmamento, e incontables como los gramos de arena en la orilla del mar. °

Ver Capítulo