x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Génesis 22:12 - Biblia de las Americas

Génesis 22:12

Y el ángel dijo: No extiendas tu mano contra el muchacho, ni le hagas nada; porque ahora sé que temes a Dios, ya que no me has rehusado tu hijo, tu único.

Ver Capítulo

Génesis 22:12 - Reina Valera 1960

Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único.

Ver Capítulo

Génesis 22:12 - Traducción en Lenguaje Actual

y Dios le dijo: «No le hagas daño al niño. Estoy convencido de que me obedeces, pues no te negaste a ofrecerme en sacrificio a tu único hijo».

Ver Capítulo

Génesis 22:12 - Nueva Version Internacional

No pongas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas ningún daño le dijo el ángel. Ahora sé que temes a Dios, porque ni siquiera te has negado a darme a tu único hijo.

Ver Capítulo

Génesis 22:12 - Nueva Versión Internacional 1999

-No pongas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas ningún daño -le dijo el ángel-. Ahora sé que temes a Dios, porque ni siquiera te has negado a darme a tu único hijo.

Ver Capítulo

Génesis 22:12 - Dios habla hoy

El ángel le dijo: –No le hagas ningún daño al muchacho, porque ya sé que tienes temor de Dios, pues no te negaste a darme tu único hijo.

Ver Capítulo

Génesis 22:12 - Kadosh Israelita Mesiánica

El dijo: "¡No pongas tu mano sobre el muchacho! ¡No le hagas nada! Porque ahora Yo sé que tú eres un hombre que teme a Elohim, porque por amor a mí no has retenido tu hijo amado."

Ver Capítulo

Génesis 22:12 - Nueva Traducción Viviente

—¡No pongas tu mano sobre el muchacho! —dijo el ángel—. No le hagas ningún daño, porque ahora sé que de verdad temes a Dios. No me has negado ni siquiera a tu hijo, tú único hijo.

Ver Capítulo

Génesis 22:12 - La Biblia del Oso  RV1569

Y dixo, No eſtiendas tu mano ſobre el mochacho, ni le hagas nada, que aora conozco que temes à Dios, que no me refuſaſte tu hijo, tu vnico.

Ver Capítulo

Génesis 22:12 - Reina Valera Antigua 1602

Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; que ya conozco que temes á Dios, pues que no me rehusaste tu hijo, tu único;

Ver Capítulo