Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Génesis 2:5 - Biblia de las Americas

Génesis 2:5

Y aún no había ningún arbusto del campo en la tierra, ni había aún brotado ninguna planta del campo, porque el SEÑOR Dios no había enviado lluvia sobre la tierra, ni había hombre para labrar la tierra.

Ver Capítulo

Génesis 2:5 - Reina Valera 1960

y toda planta del campo antes que fuese en la tierra, y toda hierba del campo antes que naciese; porque Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre para que labrase la tierra,

Ver Capítulo

Génesis 2:5 - Traducción en Lenguaje Actual

aún no había árboles ni plantas en el campo, porque Dios todavía no había hecho que lloviera, ni había nadie que cultivara la tierra.

Ver Capítulo

Génesis 2:5 - Nueva Version Internacional

aún no había ningún arbusto del campo sobre la tierra, ni había brotado la hierba, porque Dios el Señor todavía no había hecho llover sobre la tierra ni existía el *hombre para que la cultivara.

Ver Capítulo

Génesis 2:5 - Dios habla hoy

aún no había plantas ni había brotado la hierba, porque Dios el Señor todavía no había hecho llover sobre la tierra, ni había nadie que la trabajara.

Ver Capítulo

Génesis 2:5 - Nueva Traducción Viviente

no crecían en ella plantas salvajes ni grano porque el SEÑOR Dios aún no había enviado lluvia para regar la tierra, ni había personas que la cultivaran.

Ver Capítulo

Génesis 2:5 - Palabra de Dios para Todos

todavía no había crecido ninguna planta ni arbusto en los campos porque el Señor Dios no había hecho llover sobre la tierra y no había ningún hombre que trabajara la tierra.

Ver Capítulo

Génesis 2:5 - Biblia de Jerusalén 1998

no había aún en la tierra arbusto alguno del campo, y ninguna hierba del campo había germinado todavía, pues Yahvé Dios no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre que labrara el suelo.

Ver Capítulo

Génesis 2:5 - Kadosh Israelita Mesiánica

todavía no había árbol silvestre en la tierra, y ninguna planta silvestre aún había brotado; porque YAHWEH Elohim no había causado que lloviera sobre la tierra, y no había un hombre para trabajar el suelo.

Ver Capítulo