x

Biblia Online

Anuncios


Filipenses 1:28 - Biblia de las Americas

Filipenses 1:28

de ninguna manera amedrentados por vuestros adversarios, lo cual es señal de perdición para ellos, pero de salvación para vosotros, y esto, de Dios.

Ver Capítulo

Filipenses 1:28 - Reina Valera 1960

y en nada intimidados por los que se oponen, que para ellos ciertamente es indicio de perdición, mas para vosotros de salvación; y esto de Dios.

Ver Capítulo

Filipenses 1:28 - Traducción en Lenguaje Actual

No tengan miedo de sus enemigos. Si ustedes se comportan con valentía, verán que ellos serán destruidos y ustedes serán salvados, porque Dios les dará el triunfo.

Ver Capítulo

Filipenses 1:28 - Nueva Version Internacional

y sin temor alguno a sus adversarios, lo cual es para ellos señal de destrucción. Para ustedes, en cambio, es señal de salvación, y esto proviene de Dios.

Ver Capítulo

Filipenses 1:28 - Nueva Versión Internacional 1999

y sin temor alguno a sus adversarios, lo cual es para ellos señal de destrucción. Para ustedes, en cambio, es señal de salvación, y esto proviene de Dios.

Ver Capítulo

Filipenses 1:28 - Dios habla hoy

sin dejarse asustar en nada por sus enemigos. Esto es una clara señal de que ellos van a la destrucción, y al mismo tiempo es señal de la salvación de ustedes. Y esto procede de Dios.

Ver Capítulo

Filipenses 1:28 - Kadosh Israelita Mesiánica

sin tener temor a las cosas que hace la oposición. Esto será para ellos una indicación de que están en camino a la destrucción y ustedes a la salvación. Y esto es de YAHWEH;

Ver Capítulo

Filipenses 1:28 - Nueva Traducción Viviente

No se dejen intimidar por sus enemigos de ninguna manera. Eso les será por señal a ellos de que serán destruidos, mientras que ustedes serán salvos, aun por Dios mismo.

Ver Capítulo

Filipenses 1:28 - La Biblia del Oso  RV1569

Y en nada os eſpanteys de los que ſe opponen, que à ellos ciertamente es indicio de perdiciõ, mas à voſotros de ſalud: y eſto de Dios.

Ver Capítulo

Filipenses 1:28 - Reina Valera Antigua 1602

Y en nada intimidados de los que se oponen: que á ellos ciertamente es indicio de perdición, mas á vosotros de salud; y esto de Dios;

Ver Capítulo